Macron, favorito para presidenciales sin apenas campaña

Con aspecto cansado. Sin afeitar. Con tejanos y un suéter con capucha. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, que aspira a la reelección el mes que viene, ha publicado imágenes inusuales en las...

Con aspecto cansado. Sin afeitar. Con tejanos y un suéter con capucha. El presidente de Francia, Emmanuel Macron, que aspira a la reelección el mes que viene, ha publicado imágenes inusuales en las que aparece trabajando por la noche y los fines de semana en el palacio del Elíseo, donde dedica la mayor parte de su tiempo a la guerra en Ucrania mientras evita los actos tradicionales de campaña.

Si es una estrategia de campaña, parece estar dando resultado y reforzar su posición de favorito en la campaña, además de complicar que otros rivales le desafíen.

Los otros candidatos han criticado a Macron por negarse a participar en cualquier debate televisado antes de la primera ronda, prevista para el 10 de abril.

El mandatario prometió responder en detalle las preguntas de los periodistas en una conferencia de prensa el jueves por la tarde, lo que su equipo describió como una prueba de que no está evitando los asuntos difíciles.

Se espera que el líder centrista presente sus propuestas para los próximos cinco años, incluida una controvertida reforma de las pensiones que elevaría la edad de jubilación de los 62 a los 65 años.

Un miembro del gobierno que participa en la campaña de Macron dijo que el presidente quiere responder a las críticas" y "hará campaña por entero en los próximos días.

Aunque anunció oficialmente a principios de mes que se presentaría a un segundo mandato, Macron todavía no ha celebrado ningún mitin.

En los últimos días ha presionado para instaurar un cese el fuego en llamadas telefónicas con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, y habla casi a diario con su homólogo ucraniano, Volodymyr Zelenskyy.

La semana pasada reunió a líderes de la UE en el palacio de Versalles, al oeste de París, para abordar las sanciones contra Rusia. Francia ocupa el turno de presidencia del Consejo de la Unión Europea, lo que otorga a Macron un papel clave en la coordinación de la respuesta del bloque de 27 países.

Está previsto que la semana que viene se le vea junto al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que acudirá a Bruselas para una cumbre de la OTAN.

El encuestador Bernard Sananes, presidente del instituto de estadísticas Elabe, dijo que obviamente, la situación internacional está reforzando su posición.

Da la impresión de que Macron fue elegido en 2017 con una promesa de renovar (la política) y de que Macron quiere ser elegido en 2020 con la promesa de (tener) experiencia, dijo en una entrevista con el diario galo L'Opinion. Los sondeos muestran que una mayoría de los franceses, tanto si intenta votar por él como si no, opina que está capacitado para el trabajo, señaló el experto.

Los sondeos muestran a Macron unos 10 puntos porcentuales por delante de la ultraderechista Marine Le Pen, lo que les sitúa a ambos en posición de llegar a segunda vuelta y repetir los comicios de 2017. Las encuestas apuntan de forma mayoritaria a una victoria del presidente en ese caso.

Otro candidato de ultraderecha, Eric Zemmour, el líder de ultraizquierda Jean-Luc Mélenchon y la conservadora Valérie Pécresse son otros candidatos destacados.

Sus rivales acusan a Macron de centrarse en la situación en Ucrania para evitar hablar sobre cuestiones nacionales que podrían resultarle más espinosas.

Le Pen dijo que Macron utiliza la guerra en Ucrania para asustar al pueblo francés porque cree que asustar puede beneficiarle.

Cuando hay una guerra, hay un reflejo a ser legitimista, dijo Pécresse. La gente piensa: hay un capitán que dirige la operación (...). No debemos tener miedo a cambiar de capitán el 11 de abril, añadió.

Los defensores de Macron alegan que la situación en Ucrania implica asuntos nacionales clave que se están debatiendo en la campaña, como la energía y las políticas de defensa.

El experto en historia política Jean Garrigues recalcó el impacto unificador en torno al jefe de estado en una situación relacionada con la guerra. Se percibió el mismo efecto cuando el predecesor de Macron, Franí§ois Hollande, emprendió una operación militar en Mali para expulsar del poder a extremistas islámicos.

Antes de él, los líderes franceses, desde Napoleón a Charles de Gaulle, han demostrado su liderazgo en situaciones de guerra. La opinión pública francesa está muy arraigada en esa historia, dijo Garrigues a AP.

Por lo tanto, vemos que los adversarios de Macron no tienen una experiencia equivalente a la función presidencial, ni siquiera como ministros importantes, y en la práctica están en una situación de inferioridad, señaló.

El principal desafío de Macron como favorito podría ser una baja participación, y que sus simpatizantes no acudan a votar porque den por hecha su victoria, mientras los descontentos con sus políticas se movilizan más.

El propio Macron reconoció el riesgo en un video compartido en el canal de YouTube de su campaña. Eso es lo que voy a decir a los franceses, y también a mis partidarios: Si creen que está hecho, significa que hemos perdido, dijo.