EEUU evacúa a parte de personal de consulado en Nuevo Laredo

Estados Unidos autorizó el miércoles la salida de familiares y de parte del personal de su consulado en la ciudad mexicana de Nuevo Laredo, en la frontera entre ambas naciones.

Estados Unidos autorizó el miércoles la salida de familiares y de parte del personal de su consulado en la ciudad mexicana de Nuevo Laredo, en la frontera entre ambas naciones.

La decisión se produjo después de que miembros de un cártel del narcotráfico dispararon el domingo contra las instalaciones del consulado en Nuevo Laredo, limítrofe con Laredo, Texas.

El Departamento de Estado autorizó la salida de personal no esencial del gobierno estadounidense y familiares elegibles del consulado general de Estados Unidos en Nuevo Laredo debido a las condiciones de seguridad, indicó la dependencia en un comunicado.

A partir del 15 de marzo, el Departamento de Estado no será capaz de ofrecer servicios consulares de rutina en el consulado general de Estados Unidos en Nuevo Laredo, añadió el documento. Los ciudadanos estadounidenses que deseen salir de Nuevo Laredo deben dar seguimiento a las noticias y anuncios locales, y salir únicamente cuando se considere seguro hacerlo durante el día.

La dependencia también recomendó a los ciudadanos estadounidenses abstenerse de viajar a Tamaulipas, estado donde se ubica Nuevo Laredo, debido a las condiciones delictivas y de seguridad.

Los disparos del domingo por la noche y primeras horas del lunes fueron en respuesta al arresto de Juan Gerardo Treviño, a quien las autoridades estadounidenses describen como fundador y líder del Cártel del Noreste, sucesor de la organización delictiva de Los Zetas.

El Departamento de Justicia señaló el miércoles que la denuncia formal en contra de Treviño le imputa 11 cargos de asociación delictuosa para el contrabando de drogas y otros delitos que podrían enviarlo a prisión de por vida.

Ricardo Mejía, subsecretario de Seguridad Pública de México, dijo que Treviño es ciudadano estadounidense, por lo que fue deportado el martes.

Si Treviño hubiera tenido ciudadanía mexicana, habría sido sujeto a un largo proceso de extradición, pero Mejía dijo que Treviño no contaba con documentos de identidad de México y el país no contaba con ningún registro suyo.

El miércoles circularon en redes sociales copias de un acta de nacimiento y otros documentos mexicanos a nombre de Treviño, los cuales indicaban que tenía ciudadanía mexicana. Sin embargo, no se pudo verificar la autenticidad de tales documentos. Búsquedas en los sitios web del gobierno utilizando los datos que aparecen en los documentos arrojaron una respuesta de información incorrecta.

Después de su arresto el domingo, miembros del grupo delictivo de Treviño comenzaron a disparar en distintos puntos de Nuevo Laredo, incluyendo contra el consulado estadounidense. La oficina consular fue cerrada de forma indefinida y se cerraron brevemente dos puentes fronterizos hacia Laredo, Texas, debido al incidente.

El embajador de Estados Unidos en México, Ken Salazar, señaló el lunes en un comunicado que he expresado directamente al gobierno de México nuestra profunda preocupación sobre estos incidentes y la seguridad de nuestros empleados".

Treviño fue entregado a Estados Unidos en un puente fronterizo de Tijuana, varios cientos de kilómetros al oeste de Nuevo Laredo, presuntamente para evitar cualquier intento de liberarlo.

Según varios reportes, Treviño es sobrino de Miguel íngel Treviño, un excapo de Los Zetas que se encuentra encarcelado. El cártel ha participado en algunas de las batallas territoriales más sangrientas en el país, en las que ha atacado tanto a fuerzas del gobierno mexicano como a bandas rivales.

Treviño, quien supuestamente portaba dos armas ilegales al momento de su detención, también enfrenta cargos de extorsión, homicidio y terrorismo en México.