Nube de polvo del Sahara llega a España, Portugal, Francia

y evitar los ejercicios al aire libre, sobre todo por personas que padecen males respiratorios.

y evitar los ejercicios al aire libre, sobre todo por personas que padecen males respiratorios.

El cielo sobre Madrid conservaba un color gris sucio y la visibilidad estaba reducida en una gran parte del país. Las cuadrillas municipales barrían la arena de las calles. Fotos curiosas del polvo aparecían en las redes sociales, como las imágenes de nueve teñida de rojo en unas montañas cerca de Madrid.

En el sur de España, el polvo se mezcló con lluvia para convertirse en lodo.

El vocero del servicio meteorológico, Rubén del Campo, dijo que las mayores cantidades de polvo se acumularán en las próximas horas en el sureste y centro de España.

Aunque se irá limpiando el aire poco a poco, algo de polvo en suspensión puede llegar a la Canarias este fin de semana, dijo.

Para alivio de los agricultores, los pronósticos dicen que el frente de tormenta que trajo el polvo africano también traerá lluvia en los próximos días a los campos resecos y reservorios de España.

En Suiza, los esquiadores recorrían nieves teñidas de naranja en las laderas alpinas del resort Pizol cerca de Liechtenstein, en tanto el cielo era rojizo sobre lugares como la Base Aérea Payerne cerca del lago Neuchatel.

El servicio meteorológico MeteoSwiss dijo que los aerosoles suelen traer polvo del Sahara y que el actual es el tercero y más dramático en lo que va del año. El cielo era de color naranja amarillento sobre Ginebra y los meteorólogos dijeron que los cielos seguirán teñidos de diversos colores durante varios días.

La capital de Serbia amaneció bajo una gruesa capa de polvo amarillo que cubrió calles y parques después de una llovizna durante la noche.

La nube llegó hasta Londres y el sureste de Inglaterra, y el polvo cubrió ventanas y automóviles cuando la lluvia bajó las partículas al nivel del suelo.

Esto es lo más fuerte que llega a ser en cuanto al polvo del Sahara en el Reino Unido, dijo el meteorólogo Alex Burkill. La lluvia arrastró el polvo desde lo alto de la atmósfera a la superficie, por eso la gente lo ve en sus ventanas.

Añadió que la mayoría de la gente no verá afectada su salud más allá de una irritación en los ojos o dolor de garganta.