Multan a empleada de TV estatal rusa por protesta antibélica

Una empleada de la televisión estatal rusa que interrumpió un noticiero en vivo para protestar contra la guerra en Ucrania recibió el martes la orden de una corte de pagar una multa.

Una empleada de la televisión estatal rusa que interrumpió un noticiero en vivo para protestar contra la guerra en Ucrania recibió el martes la orden de una corte de pagar una multa.

Marina Ovsyannikova, empleada de la emisora estatal Canal Uno, entró al estudio durante el noticiero vespertino del lunes portando un cartel con las leyendas en inglés no a la guerra y rusos contra la guerra.

En un video realizado antes de su protesta, Ovsyannikova dijo que su padre es ucraniano y su madre es rusa. Dijo que Rusia es el agresor y una persona, Vladimir Putin, es el único responsable de la agresión y exhortó a los rusos a participar de las protestas antibélicas.

Ovsyannikova pasó la noche en una celda policial y el martes la corte distrital de Ostankino, Moscú, le impuso una multa de 33.000 rublos (unos 270 dólares) por organizar acciones no autorizadas en su llamado a participar en manifestaciones contra la guerra.

El Comité Investigador, la principal agencia estatal de investigaciones, también está estudiando si la acusa de difundir información falsa sobre las fuerzas armadas rusas, una ley punitiva aprobada el 25 de febrero, al día siguiente de la invasión de Ucrania. De ser condenada, enfrenta una pena de hasta 15 años de prisión.

En un discurso por video el martes, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy elogió a Ovsyannikova por su valor.

Preguntado sobre la acción de Ovsyannikova, el vocero del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que era un acto de perturbación de la paz y que interferir con una trasmisión en vivo era un delito grave.

El gobierno ruso ha realizado un gran esfuerzo para impedir que las fuentes de información independiente sobre la guerra lleguen a la gente. Ha bloqueado el servicio en ruso de la BBC, la Voice of America financiada por el gobierno estadounidense y Radio Free Europe/Radio Liberty, la alemana Deutsche Welle y el sitio web letón Meduza.

Ha bloqueado Twitter y Facebook y proscrito Instagram por extremista.