Balazos impiden reunión de ministros en el sur de Chile

La comitiva de la ministra del Interior chilena Izquia Siches fue amedrentada el martes por balazos al aire disparados por desconocidos que obligaron a suspender una visita a una conflictiva comunidad...

La comitiva de la ministra del Interior chilena Izquia Siches fue amedrentada el martes por balazos al aire disparados por desconocidos que obligaron a suspender una visita a una conflictiva comunidad indígena del sur chileno, donde las demandas territoriales de los indígenas mapuches se mezclan con atentados violentos.

Este fue el primer intento del recién instalado gobierno del presidente Gabriel Boric de acercarse a las comunidades indígenas, gremios y víctimas de la violencia en las regiones de La Araucanía y el Biobío que llevan décadas.

Ambas regiones están bajo un estado de emergencia impuesto por el expresidente Sebastián Piñera que permite que unos 2.000 militares apoyen la labor policial, desbordada por la violencia, y que Boric anticipó que no renovará para privilegiar el diálogo.

La vocera del gobierno, la ministra Camila Vallejo, dijo en rueda de prensa que el itinerario de Siches en la región va a continuar y agregó que la vía del diálogo elegida por el gobierno es un camino que iba a ser difícil. Precisó que se trató de disparos al aire, que nadie fue herido y que los vehículos de la comitiva no fueron impactados.

Insistió en que el gobierno de Boric no renovará el estado de excepción que muchos habitantes de La Araucanía quieren que se mantenga, según encuestas de alcaldes de la zona. Vallejo precisó que necesitamos planificar una retirada de los militares.

El amedrentamiento se registró en las primeras horas de una visita de Siches y otros ministros a La Araucanía en la que tenía previsto encuentros con los diversos actores involucrados en un conflicto que se traduce en ataques incendiarios a camiones y maquinarias de empresas forestales y de dueños de tierras. La ministra era guiada hacia la comuna de Temucuicui, unos 690 kilómetros al sur de Santiago, por Marcelo Catrillanca, cuyo hijo Camilo fue asesinado por un disparo de la policía en noviembre de 2018.

Tras el amedrentamiento Catrillanca dijo que creemos en el gobierno y lo valoramos, aunque calificó la visita de Siches de muy improvisada.