"The Power of the Dog" gana mejor película en los BAFTA

The Power of the Dog ("El poder del perro") ganó el premio a la mejor película el domingo en los BAFTA del cine británico, mientras su realizadora, la neozelandesa Jane Campion, se alzó con el hon...

The Power of the Dog ("El poder del perro") ganó el premio a la mejor película el domingo en los BAFTA del cine británico, mientras su realizadora, la neozelandesa Jane Campion, se alzó con el honor premio a la mejor dirección.

Por su oscuro western ambientado en la década de 1920 en Montana y protagonizado por Benedict Cumberbatch como el dueño de un rancho, Campion se convirtió en apenas la tercera mujer que obtiene la estatuilla de dirección, y la segunda en dos años luego que Chloe Zhao lograra la hazaña con Nomadland en 2021.

Joanna Scanlan dio la sorpresa y superó a estrellas como Lady Gaga al ganar el premio a la mejor actriz por After Love (Después del amor), la ópera prima de Aleem Khan sobre una mujer que hace un descubrimiento que le cambia la vida después de la muerte de su esposo.

Algunas historias tienen finales sorprendentes, ¿no?, dijo una incrédula Scanlan.

Will Smith fue declarado mejor actor por King Richard (Rey Richard: Una familia ganadora), en la que encarna al padre de las estrellas negras del tenis Venus y Serena Williams, un papel por el que ha recibido múltiples reconocimientos y que podría merecerle su primer Oscar.

Ariana DeBose y Troy Kotsur también continuaron su racha ganadora al obtener el BAFTA por sus actuaciones de reparto en West Side Story ("Amor sin barreras") y CODA, respectivamente.

La actriz estadounidense de origen puertorriqueño, que da vida a Anita en la versión de Steven Spielberg del clásico musical; y el actor norteamericano, que interpreta a un padre de familia sordo con una hija oyente, se perfilan como los favoritos en las mismas categorías de los Premios de la Academia, que se entregan en dos semanas en Los íngeles.

Kotsur es el primer actor sordo que gana un BAFTA.

"¿Han considerado tal vez un James Bond sordo?, preguntó en su discurso de aceptación, en lenguaje de señas.

El premio a la mejor película británica fue para Belfast, una cinta semiautobiográfica de Kenneth Branagh sobre una infancia ensombrecida por los violentos Problemas (Troubles) de Irlanda del Norte.

Encanto de Disney, sobre una adolescente con la frustración de ser la única integrante de su familia sin poderes mágicos en Colombia, se impuso como mejor cinta animada. El premio al mejor documental fue para Summer of Soul, sobre un festival de música en la década de 1960 en el barrio de Harlem, en Nueva York.

Los BAFTA regresaron con una ceremonia presencial tras haber sido un evento reducido el año pasado debido a la pandemia. Benedict Cumberbatch y Lady Gaga estuvieron entre las estrellas que desfilaron por la alfombra roja del Royal Albert Hall de Londres antes de la ceremonia, que fue conducida por la actriz y comediante Rebel Wilson.

Krishnendu Majumdar, presidente de la Academia de Cine Británica (BAFTA, por sus siglas en inglés), inauguró el espectáculo con un mensaje de apoyo a Ucrania.

Nos solidarizamos con aquellos que luchan valientemente por su país y compartimos su esperanza de un regreso a la paz, dijo.

Entonces siguió la ostentación con la diva Shirley Bassey, de 85 años, quien interpretó con una orquesta en vivo Diamonds Are Forever para conmemorar el 60 aniversario de las películas de James Bond.

Bond cumple 60 años y sus novias 25, bromeó Wilson, quien bajó el tono de su habitual material obsceno para la transmisión televisiva por la BBC a primeras horas de la noche.

Lashana Lynch, que causó sensación como una agente secreta en No Time To Die ("Sin tiempo para morir"), se llevó el premio a la estrella emergente, el único elegido por votación del público. Agradeció a las mujeres de este país que me enseñaron lo que es estar en esta industria como una mujer de piel oscura. Les agradezco por sentar las bases para personas como yo.

La cinta de Bond también se llevó el premio a la mejor edición.

El drama nominado al Oscar Drive My Car, del director japonés Ryusuke Hamaguchi, ganó el BAFTA a la mejor película en lengua no inglesa.

Dune de Denis Villeneuve, protagonizada por Timothee Chalamet y Zendaya, obtuvo cinco de los 11 premios a los que aspiraba, incluyendo efectos visuales, sonido, cinematografía, de Greig Fraser, música original, de Hans Zimmer, y diseño de producción.

Sian Heder ganó mejor guion adaptado por CODA, mientras que el premio al mejor guion original fue para Paul Thomas Anderson por Licorice Pizza.

Los premios BAFTA generalmente se entregan una o dos semanas antes de los Oscar y se han convertido en un escenario importante de la temporada de premios. Los Premios de la Academia de Hollywood se entregarán el 27 de marzo.

La academia de cine británica ha ampliado su membresía con derecho a voto y ha cambiado sus reglas en los últimos años en un intento por abordar la evidente falta de diversidad en las nominaciones. En 2020, ninguna mujer fue postulada a mejor dirección por séptimo año consecutivo, y los 20 candidatos en las categorías de actuación principal y de reparto fueron blancos.

Majumdar dijo que el campo más diverso de este año mostró que ha llegado el cambio. Pero la celebración fue moderada, con muchos asistentes reflexionando sobre la guerra que se libra al otro lado de Europa.

Cumberbatch lució una insignia en la solapa con los colores azul y amarillo de la bandera ucraniana. Dijo que era para oponerse al megalomaníaco presidente ruso Vladimir Putin que hace llover el terror sobre Ucrania.

Es un momento muy aterrador y triste, dijo en la alfombra roja. Aunque este es un gesto, y la gente puede decir que es falso, es algo que puedo hacer esta noche, además de presionar a los políticos británicos para que acojan a más refugiados de la guerra.

Jonas Poher Rasmussen, director de la película animada Flee, la historia de un refugiado afgano, dijo que era surrealista estar en una entrega de premios cuando el mundo arde.

Pero expresó que las imágenes de millones de personas expulsadas de sus hogares en Ucrania subrayan el mensaje de que estas historias deben contarse.