Reporte: Irán suspende diálogo con Riad por ejecución masiva

Irán ha decidido suspender temporalmente sus conversaciones secretas mediadas por Bagdad para desactivar las tensiones con su rival regional, Arabia Saudí, según dijo el domingo un medio iraní cer...

Irán ha decidido suspender temporalmente sus conversaciones secretas mediadas por Bagdad para desactivar las tensiones con su rival regional, Arabia Saudí, según dijo el domingo un medio iraní cercano al estado, al día siguiente de que Arabia Saudí realizara su mayor ejecución masiva conocida en su historia moderna.

El gobierno decidió de forma unilateral paralizar las conversaciones con Arabia Saudí, según el sitio web iraní de noticias Nournews, considerado cercano al Consejo Supremo de Seguridad Nacional. Los contactos en Bagdad del último año pretenden restaurar los lazos diplomáticos.

El ministro iraquí de Exteriores había dicho antes que estaba previsto que la quinta ronda de conversaciones entre representantes saudíes e iraníes comenzara el miércoles.

El reporte no indicó un motivo para la interrupción del proceso, pero se decidió después de que Arabia Saudí ejecutara a 81 personas condenadas por delitos desde asesinatos a pertenencia a grupos armados. Grupos activistas creen que esa última categoría incluía a tres docenas de chiíes.

Los chiíes, que viven principalmente en el este del reino petrolero, denuncian desde hace mucho que se les trata como ciudadanos de segunda. Las ejecuciones de chiíes en Arabia Saudí han provocado disturbios regionales en el pasado.

Irán, el país de mayoría musulmana chií más grande del mundo, y Arabia Saudí, una potencia suní, rompieron relaciones diplomáticas en 2016 después de la ejecución en Arabia Saudí del destacado clérigo chií Nimr al-Nimr. Iraníes indignados con la ejecución asaltaron dos delegaciones diplomáticas saudíes en Irán, lo que avivó la hostilidad acumulada durante años entre los dos países.

El sábado se produjeron protestas esporádicas entre chiíes en el cercano reino insular de Bahréin por las ejecuciones masivas.

Las conversaciones mediadas por Bagdad entre los enemigos regionales comenzaron discretamente en Irak el año pasado, mientras Arabia Saudí busca una forma de poner fin a sus desastrosa guerra contra los rebeldes hutíes respaldados por Irán en Yemen, un conflicto que ha provocado la peor catástrofe humanitaria del mundo y provocado ataques rebeldes de drones y misiles contra aeropuertos e instalaciones petroleras saudíes.

Milicias con apoyo iraní han atacado también objetivos saudíes y lanzado drones contra el reino desde Irak.

La pausa en los contactos diplomáticos entre los dos países, que compiten desde hace años por la influencia en Oriente Medio, se producía en un momento difícil para la región. Un misil cayó el domingo cerca del consulado estadounidense en la ciudad norteña iraquí de Irbil, un ataque que según un funcionario estadounidense de defensa provenía de la vecina Irán.

Por su parte, las conversaciones para reactivar el acuerdo nuclear de 2015 de Teherán con potencias internacionales terminaron sin acuerdo la semana pasada, lo que arrojó una sombra de incertidumbre tras meses de negociaciones que casi lograron progresos.