Aviación y artillería rusas amplían su ofensiva en Ucrania

La aviación y la artillería rusas ampliaron el viernes su ofensiva contra Ucrania, donde atacaron aeródromos en el oeste y un importante centro industrial en el este, mientras las fuerzas de Moscú...

La aviación y la artillería rusas ampliaron el viernes su ofensiva contra Ucrania, donde atacaron aeródromos en el oeste y un importante centro industrial en el este, mientras las fuerzas de Moscú intentaban reagruparse tras pérdidas recientes y su embate reducía rápidamente a escombros ciudades pobladas.

En su evaluación de la campaña aérea rusa, funcionarios de inteligencia de Estados Unidos calculan que los pilotos invasores efectúan en promedio 200 misiones al día, en comparación con cinco o 10 de las fuerzas ucranianas, que se están enfocando más en el uso de misiles tierra-aire, granadas propulsadas por cohetes y drones para derribar aeronaves rusas.

Nuevas imágenes satelitales de una firma comercial al parecer captaron el fuego de artillería sobre zonas residenciales ubicadas entre las fuerzas rusas y la capital. Las imágenes de Maxar Technologíes muestran los destellos y humo de los cañones de gran tamaño, así como los cráteres causados por el impacto de los obuses y las casas incendiadas en el poblado de Moschun, en las afueras de Kiev, dijo la compañía.

En una aldea devastada al este de la capital, los lugareños se subieron encima de las paredes y estructuras metálicas sueltas en las ruinas de un salón de billar, un restaurante y un teatro destruidos recientemente por las bombas rusas.

El presidente ruso Vladimir Putin ha causado este desastre pensando que estará a cargo aquí, dijo Ivan Merzyk, de 62 años. En medio de las temperaturas que descienden más allá del punto de congelación, los lugareños extendían rápidamente plásticos o clavaban maderas en las ventanas destruidas de sus casas.

No nos vamos a ir de aquí, declaró Marzyk.

En los frentes económico y político, Estados Unidos y sus aliados se movilizaron para aislar y sancionar aún más al Kremlin. El presidente estadounidense Joe Biden anunció que Estados Unidos reducirá drásticamente su estatus comercial con Rusia y también prohibirá las importaciones de mariscos, alcohol y diamantes provenientes de ese país.

La medida de revocar el estatus de Rusia de nación más favorecida se tomó en coordinación con la Unión Europea y los países del G7.

El mundo libre se está uniendo para confrontar a Putin, afirmó Biden.

En el terreno de combate, las fuerzas del Kremlin al parecer intentaban reagruparse y recuperar impulso tras sufrir pérdidas fuertes y enfrentar una resistencia más fuerte de lo que anticipaban en las últimas dos semanas. El Ministerio de Defensa de Gran Bretaña dijo que Rusia está tratando de reajustar y reubicar a sus soldados, preparándose para los operativos contra Kiev.

Ya está feo, pero va a empeorar, opinó Nick Reynolds, analista de guerra en el Royal United Services Institute, un centro de estudios británico.

En un momento en que la invasión cumple su 16to día, Putin dijo que había habido ciertos acontecimientos positivos en las negociaciones entre Rusia y Ucrania, pero no dio más detalles.

Por su parte, el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy dijo que las fuerzas ucranianas habían alcanzado un punto de inflexión estratégico, aunque no comentó más al respecto.

Es imposible decir cuántos días más necesitaremos para liberar nuestra tierra, pero es posible decir que lo haremos, declaró en un video desde Kiev.

Dijo que las autoridades estaban trabajando para establecer 12 corredores humanitarios y tratar de garantizar que las personas en diversas partes del país reciban alimentos, medicamentos y otros productos básicos. Se cree que miles de civiles y soldados de ambas partes del conflicto han fallecido en la invasión.

Zelenskyy acusó a Rusia de secuestrar al alcalde de una ciudad, Melitópol, y describió ese hecho como una nueva etapa de terrorismo. El gobierno de Biden, citando datos de inteligencia estadounidense pero sin presentar evidencia, había advertido antes de la invasión sobre los planes de Rusia para detener y asesinar de manera selectiva a personas en Ucrania. Zelenskyy mismo probablemente sería un blanco muy importante.

Hasta ahora, los rusos han logrado los mayores avances en ciudades en el este y el sur, al tiempo que han enfrentado dificultades en el norte y los alrededores de Kiev.

Rusia dijo que utilizó armas de largo alcance de alta precisión para dejar fuera de combate los aeródromos militares de Lutsk e Ivano-Frankivsk, en el oeste. En el ataque a Lutsk murieron cuatro militares ucranianos, según el alcalde.

La fuerza aérea rusa también atacó por primera vez Dnipró, un importante centro industrial en el este y la cuarta ciudad más poblada de Ucrania, con aproximadamente un millón de habitantes. Una persona murió, según Ucrania.

En unas imágenes posteriores a los ataques y que fueron publicadas por la agencia de emergencias ucraniana, se podía ver a los bomberos rociando agua sobre un edificio en llamas y ceniza que caía sobre escombros ensangrentados. El humo se extendía sobre el hormigón destrozado en los lugares donde solía haber edificios.

Los bombardeos continuaron en Mariúpol, donde un cruento ataque contra un hospital de maternidad esta semana suscitó la indignación internacional y acusaciones de que se cometió un crimen de guerra.

Los ataques incesantes han impedido los repetidos intentos de enviar alimentos y medicinas, así como el desalojo de civiles de Mariúpol, una ciudad de 430.000 habitantes. En un comunicado, la oficina del alcalde de la urbe dijo el viernes que la cifra de personas muertas durante el sitio de 12 días se elevó a 1.582.

Debido a los implacables bombardeos, los muertos ni siquiera están siendo sepultados, señaló la oficina del alcalde.

En otras partes, según los pronósticos, las temperaturas alcanzarían los 13 grados centígrados bajo cero (8 Fahrenheit) en la ciudad oriental de Járkiv, que es bombardeada intensamente.

Unos 400 edificios de apartamentos en Járkiv se han quedado sin calefacción, y el alcalde Ihor Terekhov solicitó a los residentes que aún están en la ciudad que ingresen en el metro y otros refugios subterráneos donde hay distribución de mantas y alimentos calientes.

Las acciones ofensivas más recientes tenían lugar un día después de que fotografías satelitales mostraran que la enorme columna blindada que estuvo estancada más de una semana en las afueras de Kiev se había dispersado cerca de la capital.

A cientos de kilómetros al sur de Kiev, en Kykolaiv, el fuego de artillería causó daños a un hospital oncológico, según el médico en jefe, Maksim Beznosenko. No hubo muertos.

___

Los periodistas de The Associated Press Felipe Dana y Andrew Drake en Kiev, Ucrania y otros periodistas de distintas partes del mundo contribuyeron a este despacho