Una explosión en una planta de fertilizantes en Texas deja entre 5 y 15 muertos, y 179 heridos

  • Los bomberos creen que el balance podría ascender a 60 o 70 muertos.
  • Edificios enteros han ardido y los heridos suman 179.
  • Las autoridades, preocupadas por los vapores químicos que han emanado.
  • Un vídeoaficionado graba la explosión de la planta (a partir del segundo 23).

La devastadora explosión que tuvo lugar a última hora de la tarde del miércoles en una planta de fertilizantes en West —cerca de Waco (Texas)— ha dejado entre 5 y 15 fallecidos, ocho desaparecidos y más de 150 heridos, según el portavoz de la Policía de Waco. No obstante, los bomberos de la ciudad temen que el balance sea de "entre 60 y 70 muertos".

Previamente medios de información como el diario Dallas Morning News contaban por "docenas" los posibles fallecidos, entre ellos varios bomberos y un agente de Policía que se encontraban apagando el fuego en la nave cuando se produjo la explosión. La cadena CNN aseguró, citando fuentes de la dirección de emergencias de la localidad, que el balance podría ascender a entre 60 y 70 fallecidos.

Varios edificios y apartamentos de una zona residencial próxima han ardido debido a la explosión, que se produjo poco antes de las ocho de la tarde, hora local (las dos de la madrugada, en la Península). Algunas personas quedaron atrapadas en una residencia de ancianos situada cerca de la planta.

La explosión se sintió como un terremoto en zonas a 45 kilómetros  Según las primeras informaciones unos 60 edificios han resultado afectados, incluyendo una escuela de la zona. El alcalde de West, Tommy Muska, confirmó que cinco o seis bloques colindantes habían sufrido daños graves y explicó que las autoridades están preocupadas por los vapores químicos que hayan podido emanar de la planta.

"Como una bomba nuclear"

"Ha sido como si explotara una bomba nuclear", explicó el alcalde del municipio, Tommy Muska. "Con su nube tipo champiñón. Hay muchos heridos. Hay mucha gente que no estará aquí mañana", se lamentaba.

"Esperamos que salga el sol para tener una idea más exacta de lo ocurrido, pero durante toda la noche han continuado las labores de búsqueda y socorro", añadió Muska.

El portavoz del Departamento de Seguridad Pública de Texas ha cifrado en casi 200 los heridos, cuarenta de ellos en situación crítica. La mayoría sufre cortes, quemaduras y lesiones óseas.

Los expertos no descartan ninguna hipótesis sobre la causa de la explosión, ni siquiera que pueda tratarse de "actividad criminal". El responsable de seguridad pública explicó a los medios que hay que esperar a que se haga de día (ahora es de noche en Texas) para poder determinar el origen del trágico suceso.

Hay muchos heridos. Hay mucha gente que no estará aquí mañana Un testigo, Bill Bohannan, que en ese momento estaba de visita en casa de sus padres, cerca de la planta, dijo a un diario local que la explosión fue "devastadora".

"Dije, esto va a explotar...Y les dije a mis padres que entraran dentro del coche. Estaba de pie junto a mi coche con mi novia, a la espera de que mis padres saliesen y (la planta) explotó. Nos golpeó contra el auto", dijo.

"Parece una zona de guerra"

Equipos emergencia, ambulancias, cuerpos de seguridad, y otros vehículos de emergencia se han desplazado hasta el lugar y están evacuando a los heridos a un campo de fútbol cercano que está actuando de hospital de campaña.

El sherif del condado, Parnell McNamara, calificó la situación de "devastadora. Nunca he visto algo igual. Parece una zona de guerra y destrucción".

La explosión se sintió "como un terremoto" en pueblos a 45 kilómetros de la planta de fertilizantes. El servicio de detección de movimientos sísmicos de EE UU corrobora que se sintió un movimiento en el área, coincidiendo con la explosión, de 2,1 en la escala Richter.

Este grave suceso se produce dos días antes de que se cumplan 20 años de que finalizara el cerco al rancho en el que una secta liderada por David Koresh, los 'Davidianos', fuera asaltada por las autoridades de EE UU, con el resultado de 81 fallecidos.

En 2001, un accidente por "negligencia" causó en una fábrica de fertilizantes de Toulouse, Francia, 30 muertos, más de 2500 heridos graves y cerca de 8000 heridos leves.

La planta de West, Texas, había recibido denuncias en 2006 por "fuerte olor" a amonitro. Sin embargo, la planta no su ponía riesgo de "incendio" ni de "explosión", según la documentación a la que han tenido acceso los diarios estadounidenses.