Ucrania: Bombardeos rusos paralizan las evacuaciones

Cientos de miles de civiles ucranianos que intentaban huir a lugares seguros se vieron obligados a buscar cobijo de proyectiles rusos que golpearon ciudades en el centro, norte y sur de Ucrania, y dej...

Cientos de miles de civiles ucranianos que intentaban huir a lugares seguros se vieron obligados a buscar cobijo de proyectiles rusos que golpearon ciudades en el centro, norte y sur de Ucrania, y dejaron cadáveres en las calles.

Mientras las autoridades ucranianas describían una situación catastrófica durante los fallidos esfuerzos de evacuación en los suburbios de Kiev, las autoridades de ambos bandos preparaban una tercera ronda de conversaciones el lunes.

A las afueras de la capital, Kiev, una maleta con ruedas quedó derecha junto a varios cuerpos muertos. Un cohete de ataque ruso en Járkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, dejó un auto destrozado, una pila de escombros y otro hombre muerto. Las autoridades ucranianas dijeron que los bombardeos sólo habían ido a peor cuando anocheció el domingo.

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskyy, prometió seguir luchando y el fin de semana instó a su gente en un mensaje en televisión a tomar las calles para "expulsar a este mal de nuestras ciudades, de nuestra tierra".

En lugar de corredores humanitarios, sólo pueden hacerlos ensangrentados, dijo más tarde el domingo Zelenskyy, refiriéndose a un intento de evacuar civiles que fue abandonado por los bombardeos rusos. Hoy una familia fue asesinada en Irpin. Un hombre, una mujer y dos niños. Directamente en la calle. Como en una galería de tiro.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo que los ataques de Moscú podrían detenerse sólo si Kiev cesa las hostilidades. Como lo ha hecho regularmente, Putin responsabilizó a Ucrania de la guerra, diciéndole el domingo al presidente turco Recep Tayyip Erdogan que Kiev debía poner fin a todas las hostilidades y cumplir las bien conocidas exigencias de Rusia.

Putin lanzó su invasión con una serie de falsas acusaciones contra Kiev, incluida que está liderada por neonazis decididos a socavar a Rusia con el desarrollo de armas nucleares.

Al intensificarse los ataques rusos, terminó el breve alivio de los combates en el puerto sureño de Mariúpol. La artillería pesada golpeó zonas residenciales en otras grandes ciudades, según las autoridades locales.

La cifra de muertos seguía sin estar clara. Naciones Unidas dijo haber confirmado apenas unos pocos cientos de civiles fallecidos, pero advirtió que el número estaba muy por debajo de lo real.

El asesor presidencial Oleksiy Arestovich describió una situación catastrófica en los suburbios de Kiev de Bucha, Hostomel e Irpin, donde los esfuerzos por evacuar a la gente fracasaron el sábado. Los bombardeos rusos en Irpin mataron a unos ocho civiles, incluida una familia, según el alcalde, Oleksander Markyshin.

Es probable que la estrategia de bombardeos suponga un esfuerzo de acabar con la moral ucraniana, indicó Ministerio británico de Defensa, mientras los combates iniciaban su 12mo día el lunes. La violencia ha hecho que 1,5 millones de personas huyan del país, lo que el responsable de la agencia de refugiados de Naciones Unidas describió como la crisis de refugiados más rápida en Europa desde la II Guerra Mundial.

Oficiales militares británicos compararon las tácticas rusas con las empleadas por Moscú en Chechenia y Siria, donde ciudades asediadas fueron pulverizadas por ataques aéreos y artillería.

La comida, el agua, los medicamentos y casi todos los demás suministros escaseaban en Mariúpol, donde fuerzas rusas y ucranianas habían acordado 11 horas de cese el fuego para evacuar a civiles y heridos. Pero los ataques rusos pronto cerraron el corredor humanitario, según autoridades ucranianas.

El Comité Internacional de Cruz Roja estimó que unas 200.000 personas intentaban huir de Mariúpol.

El puñado de residentes que lograron huir antes de que se cerrase el paso dijeron que la ciudad de 430.000 habitantes había sido devastada.

Lo vimos todo: casas en llamas, todo el mundo sentado en sótanos, dijo Yelena Zamay, que huyó a una de las repúblicas autoproclamadas en el este de Ucrania controlada por separatistas prorrusos. Sin comunicación, sin agua, sin gas, sin luz, sin agua. No había nada.

Rusia ha hecho avances significativos en el sur de Ucrania, donde intenta cortar el acceso al Mar de Azov. Capturar Mariúpol permitiría a Moscú establecer un corredor terrestre a Crimea, que Rusia se anexionó de Ucrania en 2014 en una operación que la mayoría de otros países consideró ilegal.

Pero buena parte de los avances rusos se han estancado, incluido un inmenso convoy militar que lleva días casi inmóvil al norte de Kiev.

Un alto funcionario de Defensa de Estados Unidos declaró el domingo que, según estimados de Washington, aproximadamente el 95% de las tropas rusas que se habían desplegado a lo largo de las fronteras ucranianas ya están dentro del país. El funcionario, que habló bajo condición de anonimato para comentar evaluaciones militares, indicó que las fuerzas rusas continúan avanzando y pretenden aislar a Kiev, Járkiv y Chernígov, pero han encontrado una firme resistencia ucraniana.

___

Reporteros de Associated Press en todo el mundo contribuyeron a este despacho.