Mediación Rusia-Ucrania es campo minado para Israel

darán frutos.

darán frutos.

Lograr que las partes lleguen a un acuerdo elevaría a Bennett a estadista internacional e impulsaría la posición de Israel después de décadas de críticas mundiales por su gobierno militar prolongado e indefinido sobre los palestinos.

Él llegó al poder el año pasado como parte de un pacto de ocho partidos con ideologías dispares empeñados en derrocar a Benjamin Netanyahu.

Bennett, un judío religioso que ganó millones en el sector tecnológico israelí, ha ocupado varios puestos en el gabinete, pero carece del carisma y la experiencia internacional de su predecesor. Mediar entre el presidente ucraniano Volodymyr Zelenskyy y Putin, un exagente de la KGB, lo pondrá a prueba.

Por otro lado, Bennett ha acumulado críticas por no condenar la invasión rusa a Ucrania, aunque ha expresado su apoyo al pueblo ucraniano.

Israel es uno de los pocos países que habla tanto con Moscú como con Kiev e incluso ha entregado 100 toneladas de ayuda humanitaria a Ucrania, donde residen unos 200.000 judíos, cientos de los cuales ya han huido a Israel, y se esperan muchos más.

Pero los lazos de Israel con Rusia son de importancia estratégica. Israel confía en los rusos para la coordinación de la seguridad en Siria, donde Rusia tiene presencia militar.

Rusia también se encuentra entre las potencias que negocian con Irán sobre su programa nuclear en Viena.

Hay una sensación de que hay una apertura, que nadie está hablando con Putin. Israel es un jugador que puede hablar con ambos lados, dijo Vera Michlin-Shapir, exfuncionaria del Consejo de Seguridad Nacional de Israel. La experta advierte que Israel no necesariamente tiene las herramientas diplomáticas para mediar adecuadamente en una crisis tan compleja, aunque tenga la mejor voluntad.

Por un lado, (Bennett) mejoró su posición internacional de la noche a la mañana y ganó muchos puntos políticos dentro de Israel. Por otro lado, está asumiendo un gran riesgo, no solo como político, sino también por el Estado de Israel y su posición en el mundo, escribió el comentarista Barak Ravid en el sitio israelí Walla News.

El primer ministro se ha metido en el lodo ucraniano sin saber qué tan profundo es, agregó.