Los más vulnerables de Ucrania también huyen de guerra rusa

se han ido a Polonia, mientras que más de 116.300 han ingresado a Hungría y más de 79.300 han cruzado hacia Moldavia. Otros 67.000 han escapado a Eslovaquia, y unos 69.000 se han dirigido a otras n...

se han ido a Polonia, mientras que más de 116.300 han ingresado a Hungría y más de 79.300 han cruzado hacia Moldavia. Otros 67.000 han escapado a Eslovaquia, y unos 69.000 se han dirigido a otras naciones europeas.

Aunque la mayoría de los que huyen son adultos sanos que deciden afrontar viajes largos y a veces peligrosos para ponerse a salvo ellos y sus familias, otros están a merced de sus cuidadores para sacarlos del peligro.

Estos niños necesitan mucha atención, padecen enfermedades y requieren cuidados especiales, comentó Leonidovna.

Bajándose del tren en grupos de 30, los niños ”también del orfanato Darnytskyy en Kiev_, fueron escoltados a autobuses que esperaban llevarlos a Opole, en Polonia, donde serían acomodados y continuarían recibiendo cuidados.

Son 216 personas en total, los niños y sus cuidadores, dijo Viktoria Mikolayivna, subdirectora del orfanato Darnytskyy.

El frío que se apoderó de Europa del Este el miércoles hizo que las condiciones fueran aún más difíciles para los que huyen a los países vecinos de Ucrania.

En la zona fronteriza de Palanca en el sur de Moldavia, país que comparte una larga frontera con Ucrania, las temperaturas rondaban el punto de congelación y un manto de nieve recién caída cubría el suelo.

Madres con niños pequeños llegaron envueltas en mantas y ropa, pero las bajas temperaturas han empeorado aún más una situación que ya era desesperada.

Julia, una madre de 32 años con un hijo de 3, intentó calmar a su pequeño, que ardía de fiebre. Se sentía impotente, dijo, pero está orgullosa de haber tomado la decisión de ayudar a su familia.

Gracias a Dios puedo proteger a mi familia, pero no quería dejar mi país. Pero tenía que encontrar otra forma de proteger a mi familia, comentó a The Associated Press.

___

Los periodistas de The Associated Press Stephen McGrath y Renata Brito en Siret, Rumania, y Helena Alves en Palanca, Moldavia, contribuyeron a este despacho.