Caso neozelandés lleva a descubrir una red de pederastia

Una larga investigación global sobre imágenes de abuso de menores compartidas en internet llevó a la detención de docenas de sospechosos en Nueva Zelanda y la salvaguarda de 146 menores en todo el...

Una larga investigación global sobre imágenes de abuso de menores compartidas en internet llevó a la detención de docenas de sospechosos en Nueva Zelanda y la salvaguarda de 146 menores en todo el mundo, según dijeron el miércoles las autoridades neozelandesas y la agencia policial de la Unión Europea, Europol.

El material es de los más espantosas a los que se han visto expuestos los investigadores. Muchos de los niños mostrados en las imágenes y videos eran apenas bebés que fueron sometidos a un dolor y sufrimiento evidente y deliberado, afirmaron las autoridades de Nueva Zelanda en un comunicado.

El equipo neozelandés contra la explotación de menores abrió la Operación H en octubre de 2019 después de que un proveedor de servicio encontrara miles de usuarios en una plataforma digital que compartían algunos de los archivos más espantosos y devastadores de abusos sexuales a menores en internet, según el Ministerio neozelandés del Interior.

Los investigadores identificaron unas 90.000 cuentas que habían albergado o cambiado las estremecedoras imágenes, según las autoridades.

El Departamento de Asuntos Internos de Nueva Zelanda se puso en contacto con agencias de seguridad de todo el mundo para coordinar su investigación, como el FBI, Europol, Interpol y las policías de Canadá y Australia.

Hasta la fecha, la investigación internacional ha llevado a la apertura de 836 casos en el plano internacional, la detención de 46 personas en diferentes lugares de Nueva Zelanda, la identificación de más de 100 sospechosos en la UE y la salvaguarda de 146 niños en todo el mundo, dijo Europol en un comunicado.

Dos sospechosos en Austria y Hungría fueron identificados por supuestamente abusar de sus propios hijos, que tenían 6 y 8 años, respectivamente, según la agencia policial europea. Los dos menores fueron puestos a salvo, añadió Europol.

Tim Houston, que dirigió la operación en Nueva Zelanda, reconoció la labor de las agencias nacionales e internacionales implicadas en las pesquisas.

Esta operación tendrá un impacto en las redes globales que tratan con el material más espantoso y dañino, y estamos extraordinariamente orgullosos del efecto que tendrá en la vida de niños de todo el mundo, dijo en un comunicado.