Juez vaticano rechaza desestimar cargos en caso de fraude

El tribunal penal del Vaticano rechazó el martes el pedido de la defensa de desestimar un caso de fraude financiero y falló que el juicio procederá con declaraciones de un cardenal para este mes.

El tribunal penal del Vaticano rechazó el martes el pedido de la defensa de desestimar un caso de fraude financiero y falló que el juicio procederá con declaraciones de un cardenal para este mes.

El juez Giuseppe Pignatone leyó en voz alta su rechazo de más de una veintena de argumentos presentados por la defensa en los últimos siete meses, en su intento para que los cargos a los 10 acusados sean anulados. El caso gira en torno a una inversión 350 millones de euros (390 millones de dólares) que hizo la Santa Sede en una propiedad de Londres, aunque ha crecido y ahora abarca temas no financieros también.

Pignatone fijó el 17 de marzo como fecha de la próxima audiencia en la que será interrogado el cardenal Angelo Becciu, exfuncionario del Vaticano, sobre acusaciones de que desvió fondos de la Santa Sede a una organización caritativa en Cerdeña administrada por su hermano. Tanto él como los demás acusados niegan haber cometido ilegalidad alguna.

La fiscalía del Vaticano acusa al encargado de finanzas de la Santa Sede, a intermediarios italianos y a abogados de desfalcar al Vaticano por millones de euros en facturas para el negocio en Londres, y luego de extorsionar al Vaticano por otros 15 millones de euros para conseguir la plena propiedad del inmueble.

La defensa había presentado varias objeciones, incluyendo denuncias de que el papa Francisco intervino a favor de la fiscalía y de que se habían violado los derechos de los acusados.

La defensa había denunciado violaciones de la Convención Europea de Derechos Humanos y de la Constitución italiana, pero Pignatone rechazó los argumentos señalando que el Vaticano no es signatario de la Convención y es una ciudad-estado soberana, independiente de Italia.

En su orden, Pignatone declaró que los acusados sí podrán recibir un juicio justo en el Vaticano y que sus derechos se habían respetado, destacando que la Corte Suprema de Italia y un tribunal en Suiza habían coincidido en ello en fallos recientes relacionados con el proceso.

Sin embargo, el juez reconoció que no tenía autoridad para ordenarle a los fiscales del Vaticano que le entreguen más evidencia a la defensa aparte de la ya entregada.

La defensa denuncia que la fiscalía ha retenido la mayor parte de la evidencia recabada durante la investigación, al entregar copias de datos de solo 16 de 255 teléfonos celulares, laptops y computadoras. Los abogados afirman que no pueden defender apropiadamente a sus clientes sin acceso total a la evidencia.