Presidente de Guinea-Bissau: Se frustró golpe

Individuos armados con ametralladoras y fusiles AK-47 atacaron el martes el palacio de gobierno de Guinea-Bissau durante horas mientras el presidente y el primer ministro se encontraban dentro del edi...

Individuos armados con ametralladoras y fusiles AK-47 atacaron el martes el palacio de gobierno de Guinea-Bissau durante horas mientras el presidente y el primer ministro se encontraban dentro del edificio, pero el intento de golpe de Estado finalmente fracasó, según anunció el presidente.

El atentado frustrado se produjo sólo dos semanas después de que una junta militar derrocara al líder democráticamente elegido de Burkina Faso, lo que pone de manifiesto el temor de que la reciente ola de golpes de Estado esté inspirando a otros en la región.

El presidente Umaro Sissoco Embalo se dirigió a los periodistas a última hora del martes, diciendo que el ataque a la democracia ocurrió durante una reunión del gobierno en el edificio.

Nuestras fuerzas de seguridad y defensa republicanas fueron capaces de detener este mal, dijo Embalo, y añadió que el tiroteo se prolongó durante cinco horas.

Aunque no estaba claro quién estaba detrás del ataque, el presidente dijo que también tiene que ver con nuestra lucha contra el narcotráfico.

En la década del 2000, Guinea-Bissau se volvió un punto importante del tráfico de cocaína entre América Latina y Europa porque los traficantes se beneficiaban con la corrupción y la débil aplicación de la ley.

El bloque regional de 15 naciones de ífrica occidental, CEDEAO, que ya lidia con otros tres golpes de Estado en países miembros en los últimos 18 meses, calificó la violencia del martes como un intento de golpe, y dijo que está monitoreando la situación en Bissau con gran preocupación.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Portugal declaró en un tuit que condenaba enérgicamente el ataque en su antigua colonia.

Desde que ganó la independencia de Portugal en 1974, Guinea-Bissau ha sufrido cuatro golpes de Estado y más de una decena de intentos.

Embalo, exgeneral del ejército, fue declarado ganador de la segunda vuelta electoral de diciembre de 2019, aunque los resultados fueron impugnados por su oponente. Entonces, Embalo comenzó a formar un nuevo gobierno con el respaldo de las fuerzas armadas mientras estaba pendiente la impugnación de las elecciones ante la Corte Suprema.

El ataque del martes se produjo en medio de una ola de golpes militares en ífrica Occidental. Desde agosto del 2020, juntas militares han tomado el poder en Mali, Guinea y Burkina Faso. Pese a las presiones internacionales, ninguno de los gobernantes militares ha organizado elecciones.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en declaraciones a la prensa en la sede de la ONU en Nueva York, condenó la terrible multiplicación de golpes de Estado en la región, algo que calificó de totalmente inaceptable.

___

La periodista de Associated Press Krista Larson en Dakar, Senegal, y Edith M. Lederer en las Naciones Unidas contribuyeron a este despacho.