Unión Africana suspende a Burkina Faso tras golpe de Estado

La Unión Africana ha suspendido a Burkina Faso hasta que se restablezca el orden constitucional en el país de ífrica Occidental, anunció la organización en un tuit el lunes.

La Unión Africana ha suspendido a Burkina Faso hasta que se restablezca el orden constitucional en el país de ífrica Occidental, anunció la organización en un tuit el lunes.

La suspensión de Burkina Faso se produce una semana después de que soldados derrocaran al presidente democráticamente electo Roch Marc Christian Kabore, citando su incapacidad para detener la violencia yihadista.

La semana pasada, la Comunidad Económica de Estados de ífrica Occidental (CEDEAO, un grupo de 15 naciones) también suspendió a Burkina Faso, la tercera nación del bloque regional, después de Mali y Guinea, en ser castigada por tomas militares en un año y medio. Las suspensiones significan que los países no pueden participar en ninguna reunión o toma de decisiones, dijeron los funcionarios.

Si bien no se han impuesto sanciones a Burkina Faso, una delegación conjunta con la CEDEAO y el jefe de la Oficina de Naciones Unidas para ífrica Occidental y el Sahel, Mahamat Saleh Annadif, llegó el lunes a la capital, Uagadugú, para evaluar la situación, informó la ONU.

Está programada una cumbre de la CEDEAO el jueves en Ghana para discutir la situación en Burkina Faso y Malí, que también está bajo duras sanciones económicas y de viaje porque el líder golpista no ha organizado elecciones en 18 meses.

También el lunes, la junta de Burkina Faso anunció que el líder del Movimiento Patriótico para la Salvaguardia y la Restauración, el teniente coronel Paul Henri Sandaogo Damiba, sería el nuevo presidente del país.

La junta ha dicho que Kabore no abordó adecuadamente la violencia extremista en Burkina Faso, que ha matado a miles y desplazado a más de 1,5 millones de personas.

Hablando a la nación la semana pasada por primera vez desde que tomó el poder, Damiba dijo que restauraría la seguridad y el orden y uniría al país. Advirtió que el nuevo régimen no toleraría la traición.