Periodista neozelandesa embarazada está varada en Afganistán

un lugar seguro, sabes que tu situación es un desastre, escribió Bellis en su columna.

un lugar seguro, sabes que tu situación es un desastre, escribió Bellis en su columna.

El ministro de la respuesta al COVID-19 de Nueva Zelanda, Chris Hipkins, dijo al Herald que su oficina había pedido a funcionarios revisar si siguieron los protocolos adecuados en el caso de Bellis, que a primera vista parecía requerir una mayor explicación.

Nueva Zelanda ha logrado contener al mínimo la propagación del virus durante la pandemia y sólo ha reportado 52 muertes entre sus cinco millones de habitantes.

Sin embargo, el requisito del país de que incluso los ciudadanos que regresan deben pasar 10 días aislados en hoteles de cuarentena operados por el ejército ha provocado que la acumulación de miles de personas que quieren regresar a casa peleen por los espacios.

Las anécdotas de ciudadanos varados en el extranjero en condiciones nefastas ha avergonzado a la primera ministra Jacinda Ardern y a su gobierno, pero la situación de Bellis es particularmente impactante.

El año pasado, ella estaba trabajando para Al Jazeera cubriendo el retiro de soldados estadounidenses de Afganistán cuando obtuvo la atención internacional por cuestionar a los líderes del Talibán sobre la forma en que trataban a mujeres y niñas.

En su columna del sábado, Bellis dijo que regresó a Qatar en septiembre y se enteró que estaba embarazada de su pareja, el fotógrafo independiente Jim Huylebroek, que contribuye con The New York Times.

Describió su embarazo como un milagro ya que los médicos le habían dicho que ella no podía tener hijos. El nacimiento de su hija está programado para mayo.

El sexo extramarital es ilegal en Qatar y Bellis dijo que se dio cuenta que tenía que irse. Varias veces intentó regresar a Nueva Zelanda a través de un sistema de sorteo para los ciudadanos que regresan, pero no tuvo suerte.

Dijo que en noviembre renunció a Al Jazeera y la pareja se mudó a Bélgica, país natal de Huylebroek, pero ella no podía quedarse mucho tiempo ahí al no ser residente. Agregó que el único otro lugar de donde la pareja tenía visa era Afganistán.

Bellis dijo que habló con altos contactos del Talibán que le dijeron que estaría bien si regresaba a Afganistán.

La periodista ha indicado que envió 59 documentos a las autoridades de Nueva Zelanda en Afganistán pero han rechazado su petición de un regreso de emergencia.