Eligen al presidente de Italia, de 80 años, para 2do mandato

que cambiara de opinión y aceptara la reelección votada por los legisladores en el Parlamento y los delegados regionales. El pedido siguió a días de esfuerzos infructuosos por parte de los lídere...

que cambiara de opinión y aceptara la reelección votada por los legisladores en el Parlamento y los delegados regionales. El pedido siguió a días de esfuerzos infructuosos por parte de los líderes políticos para llegar a un consenso sobre un candidato.

Mattarella ganó en la octava ronda de votación cuando obtuvo el mínimo de 505 votos necesarios de los 1.009 Grandes Electores elegibles. El Parlamento irrumpió en un aplauso que interrumpió la lectura en voz alta de las boletas del presidente de la Cámara de Diputados. Después se reanudó el conteo, y Mattarella acumuló 759 votos.

El periodo de Mattarella terminaba el 3 de febrero. Antes de la elección presidencial de esta semana, él había dicho varias veces que no quería otro mandato e incluso rentó un apartamento en Roma para preparar su salida del palacio presidencial ubicado en la cima de la colina Quirinal.

Pero tras siete votaciones en seis días en el Parlamento y sin consenso en un candidato presidencial, los líderes de los grupos parlamentarios y gobernadores regionales visitaron el sábado a Mattarella en el palacio presidencial para solicitarle su reelección.

El primer ministro Mario Draghi, exjefe del Banco Central Europeo y quien dirige un gobierno de unidad, telefoneó a líderes de partidos para fomentar el cabildeo, reportó la televisora estatal Rai. Draghi había previamente indicado que estaría dispuesto a ocupar el rol de presidente, pero algunos líderes de partido destacaron que eso provocaría elecciones anticipadas.

La disposición de Mattarella de volver a servir es una decisión de generosidad hacia el país, dijo el líder del Partido Democrático Enrico Letta.

No cambias a un equipo ganador, dijo el ex premier Matteo Renzi a la prensa sobre el actual liderazgo de Draghi, una figura tranquilizante para los mercados financieros, y la presidencia de Mattarella.