España rescata a 319 migrantes, podría haber 18 muertos

Los servicios de emergencia de las Islas Canarias rescataron a 319 personas, incluyendo 59 mujeres y 24 niños, de siete embarcaciones distintas que trataban de llegar a la costa del archipiélago esp...

Los servicios de emergencia de las Islas Canarias rescataron a 319 personas, incluyendo 59 mujeres y 24 niños, de siete embarcaciones distintas que trataban de llegar a la costa del archipiélago español, en el Océano Atlántico, mientras que un grupo activista dijo que al menos 18 migrantes fallecieron en el mar.

Las embarcaciones de Salvamento Marítimo llegaron a las distintas ubicaciones de los botes el martes en la noche y en la madrugada del miércoles, dijo una vocera del servicio a The Associated Press, agregando que los rescatistas no hallaron cuerpos dentro o cerca de las barcas.

Caminando Fronteras, una ONG que trabaja con migrantes en la región y que suele ser contactada por personas en peligro o por sus familiares, afirmó que al menos 18 personas que iban en una de las embarcaciones fallecieron.

Tenían la posición de la embarcación pero los medios de rescate se activaron demasiado tarde, explicó Helena Maleno, fundadora del grupo, en un tuit.

Durante una de las operaciones del martes en la noche, los rescatistas encontraron a nueve personas aferradas a una embarcación volcada cerca de la isla de Lanzarote, pero no había cuerpos ni gente a la deriva, agregó la portavoz de Salvamento Marítimo, que no estaba autorizada a identificarse por su nombre. El buque de rescate tuvo que atender a otra llamada de auxilio inmediatamente después, añadió.

El servicio de emergencias de la región, el 112, señaló que, de los 319 sobrevivientes, nueve adultos y un bebé fueron trasladados a centros de salud en Lanzarote y Gran Canaria, otra de las islas.

Se cree que la mayoría de los rescatados proceden del norte y el centro de ífrica, que en su punto más próximo está a unos de 100 kilómetros (60 millas) del este del archipiélago español. Los rescates de migrantes, las llegadas de barcos y las tragedias por naufragios o deshidratación en el mar son casi una constante en esta ruta elegida por muchos africanos para huir de la violencia o la pobreza.