Jefe ONU condena el antisemitismo y pide unidad ante el odio

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, condenó el auge del antisemitismo durante un servicio nocturno el martes en memoria de las víctimas del Holocausto nazi, e instó a gente...

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, condenó el auge del antisemitismo durante un servicio nocturno el martes en memoria de las víctimas del Holocausto nazi, e instó a gente de todo el mundo a mantenerse firme contra el odio y la intolerancia en cualquier lugar y en todas partes.

El jefe de la ONU dijo haberse sentido alarmado al descubrir hacía poco que apenas la mita de los adultos del planeta han oído hablar del Holocausto, en el que fueron asesinados 6 millones de judíos -un tercio del pueblo judío- y millones de otras personas durante la II Guerra Mundial. La falta de conocimientos entre las generaciones jóvenes es aún peor.

Nuestra respuesta a la ignorancia debe de ser la educación, dijo Guterres. Los gobiernos de todo el mundo tienen una responsabilidad de enseñarnos sobre los horrores del Holocausto.

El secretario general hizo sus declaraciones en el Servicio Internacional de Recuerdo del Holocausto de la ONU en la Sinagoga de Park East, la víspera del Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, que se celebró de forma virtual debido a la pandemia del COVID-19.

La Asamblea General de Naciones Unidas adoptó una resolución en noviembre de 2005 estableciendo la conmemoración anual, y escogió el 27 de enero, el día que el campo de concentración nazi de Auschwitz-Birkenau fue liberado por tropas de la Unión Soviética en 1945.

Guterres dijo que el aumento del antisemitismo ha provocado nuevos reportes de agresiones físicas, insultos, profanación de cementerios judíos, vandalismo contra sinagogas y la toma de rehenes la semana pasada de un rabino y varios miembros de la Congregación Beth Israel en Colleyville, Texas.

El rabino Arthur Scheneier, de 91 años, sobreviviente del Holocausto y rabino de alto rango de la Sinagoga Park East, cuya familia pereció en el crematorio de Auschwitz, habló de cómo había visto arder su sinagoga en Viena, donde nació, la Noche de los Cristales Rotos del 9 de noviembre de 1938. Fue el comienzo del Holocausto, la noche en la que Hitler y sus seguidores destruyeron todos los templos de Alemania y Austria.

Schneier dijo que sus sueños y esperanzas de que nadie tuviera que sufrir las atrocidades perpetradas contra los judíos se han visto rotos por el persistente antisemitismo, la xenofobia, el racismo, todas las formas de odio y negación del Holocausto. Esto, señaló, se ha visto exacerbado hoy por los conflictos en la sociedad, los medios sociales y las teorías de la pandemia, así como el antisionismo camuflado, que en realidad también es una manifestación del antisemitismo.

Schneier dijo que se los nazis le obligaron a llevar una estrella amarilla para ser señalado para la deshumanización y la muerte. Que alguien lleve una estrella amarilla después de 1945 no es ignorancia, es un signo de odio, dijo, señalando a varios antivacunas que acudieron a reuniones municipales en Kansas con estrellas amarillas, equiparándose con víctimas del Holocausto.

Las analogías distorsionadas con el Holocausto sólo pueden contrarrestarse con educación, dijo el rabino. Los niños nacen para amar, y se les enseña a odiar. Se les debe guiar no sólo para tolerar a ˜otros™, sino para respetar y aceptar a su vecino.