Nuevo telescopio espacial de NASA llega a su destino final

El telescopio espacial más grande y potente del mundo llegó el lunes a su puesto de observación, a 1,6 millones de kilómetros (un millón de millas) de la Tierra, un mes después de su lanzamiento...

El telescopio espacial más grande y potente del mundo llegó el lunes a su puesto de observación, a 1,6 millones de kilómetros (un millón de millas) de la Tierra, un mes después de su lanzamiento en una misión para contemplar los albores del universo.

Al recibir la orden, el Telescopio Espacial James Webb activó sus propulsores durante casi 5 minutos para entrar en órbita alrededor del Sol en una ubicación designada, y la NASA confirmó que la operación resultó tal como fue planeada.

Antes de que el observatorio de 10.000 millones de dólares pueda iniciar operaciones en junio, sus espejos deberán alinearse meticulosamente, sus detectores infrarrojos deben enfriarse lo suficiente y sus instrumentos científicos deben estar calibrados.

Sin embargo, los controladores de vuelo en Baltimore no ocultaron su entusiasmo después del más reciente logro.

Estamos un paso más cerca de descubrir los misterios del universo. Y no puedo esperar a ver las primeras imágenes del universo que nos regale el Webb este verano, dijo el administrador de la NASA, Bill Nelson, en un comunicado.

El telescopio les permitirá a los astrónomos echar un vistazo al pasado como nunca antes, remontándose a la época en que se formaban las primeras estrellas y galaxias hace 13.700 millones de años. Esos son casi 100 millones de años después del Big Bang, cuando se creó el universo.

Además de realizar observaciones estelares, el Webb analizará la atmósfera de otros mundos en busca de posibles muestras de vida.

El Webb oficialmente está estacionado, dijo Keith Parrish, director del proyecto. Esta es la coronación de 30 sobresalientes días.

El telescopio se lanzó desde la Guyana Francesa en Navidad. Una semana y media después, el telescopio desplegó un escudo solar del tamaño de una cancha de tenis. El espejo principal del dispositivo, con una cubierta de oro y de 6,5 metros (21 pies) de diámetro, se desplegó pocos días después.

El espejo primario cuenta con 18 segmentos hexagonales, cada uno del tamaño de una mesa de café, y tendrán que estar alineados para apuntar todos al mismo lugar, una labor que tomará tres meses.