Emiratos írabes Unidos intercepta dos misiles sobre Abu Dabi

Emiratos írabes Unidos interceptó dos misiles balísticos sobre los cielos de Abu Dabi, según las autoridades, en el segundo ataque en una semana contra la capital emiratí. Rebeldes hutíes en Y...

Emiratos írabes Unidos interceptó dos misiles balísticos sobre los cielos de Abu Dabi, según las autoridades, en el segundo ataque en una semana contra la capital emiratí. Rebeldes hutíes en Yemen se atribuyeron la agresión.

El incidente aumentaba la tensión en el Golfo Pérsico, que había asistido a varios ataques cerca -pero nunca indudablemente dentro- de terreno emiratí, mientras continúa la guerra iniciada hace años en Yemen y el acuerdo nuclear iraní con potencias internacionales se derrumbaba.

Las tropas estadounidenses en la base aérea de Al-Dhafra, en Abu Dabi, se cobijaron en búnkeres en el lugar durante el ataque.

Los ataques amenazaban los esfuerzos de Emiratos, una federación de siete reinos que también incluye a Dubái, por presentarse como un lugar fértil para los negocios y el turismo. Durante años, el país se ha promocionado como un rincón seguro en un vecindario peligroso.

Unos videos publicados en las redes sociales mostraban cómo lo que parecían misiles de intercepción iluminaban el cielo sobre Abu Dabi antes del amanecer el lunes para neutralizar la amenaza. Más tarde se oyeron dos explosiones que resonaron en la ciudad. En las grabaciones se pueden ver características conocidas de Abu Dabi.

Fragmentos de los misiles cayeron sobre la capital sin causar daños, según la agencia estatal de noticias WAM.

Los EUA están preparados y listos para hacer frente a cualquier amenaza y tomarán todas las medidas necesarias para proteger al Estado de todos los ataques, aseveró el Ministerio de Defensa, de acuerdo con la WAM.

El lanzamiento de misiles interrumpió el tráfico aéreo en el Aeropuerto Internacional de Abu Dabi, sede de la compañía aérea de larga distancia Etihad, durante aproximadamente una hora después del ataque.

El portavoz militar hutí Yehia Sarea reivindicó el ataque en un comunicado televisado y dijo que los rebeldes habían empleado misiles balísticos y drones contra Emiratos. Advirtió que EAU seguirá siendo blanco de ataques mientras continúen los ataques sobre el pueblo yemení.

¡Advertimos a empresas e inversionistas privados que abandonen los Emiratos!, exclamó Sarea desde un estrado. ¡Este se ha convertido en un país inseguro!.

La bolsa de Dubái cayó un 2% tras el ataque con casi todas las compañías en rojo. También las acciones en la bolsa de Abu Dabi cayeron ligeramente.

En la base de Al-Dhafra, donde hay tropas estadounidenses y británicas, las tropas de Estados Unidos se cobijaron en búnkeres durante el ataque, según el comando de la Fuerza Aérea en Oriente Medio.

Videos compartidos en medios sociales sugerían que proyectiles de intercepción habían salido de la base.

La embajada de Estados Unidos en Abu Dabi emitió más tarde una alerta de seguridad a los estadounidenses residentes en Emiratos, y les pidió que mantengan un alto nivel de atención de seguridad. La alerta incluía instrucciones sobre cómo reaccionar a ataques de misiles, algo sin precedentes en EAU, un destino turístico donde se encuentra Dubái.

El Ministerio emiratí de Defensa tuiteó más tarde un video que según decía mostraba a un F-16 atacando una instalación para lanzar misiles balísticos empleada en el ataque a Abu Dabi. El Ministerio dijo que el lugar se encontraba cerca de Al-Jawaf, una provincia yemení unos 1.400 kilómetros (870 millas) al suroeste de Abu Dabi.

El diario The National en Abu Dabi, vinculado al estado, dijo que el F-16 era emiratí, lo que planteaba preguntas sobre hasta qué punto está implicado EAU en los combates tras retirar la mayoría de sus fuerzas de tierra en 2019. Emiratos sigue apoyando a milicias sobre el terreno como las Brigadas Gigantes, que han ganado terreno a los hutíes en las últimas semanas.

El misil balístico Zulfiqar, que se cree tiene un alcance de 1.500 kilómetros (930 millas), se basa en el misil iraní Qiam, según un reporte del International Institute for Strategic Studies. Irán niega haber armado directamente a los hutíes, aunque expertos de Naciones Unidas, países occidentales y analistas han relacionado armas del arsenal rebelde con Teherán.

El ataque se produjo una semana después de que rebeldes hutíes de Yemen se adjudicaron un ataque contra la capital emiratí, que afectó al aeropuerto y a un depósito de combustible de Abu Dhabi National Oil Co. en el vecindario de Mussafah. Ese ataque a la instalación petrolera dejó tres muertos y seis heridos.

Nuevas imágenes de satélite de alta resolución de Planet Labs PBC a las que tuvo acceso The Associated Press mostraban labores de reparación aún en marcha en el depósito de combustible el sábado. Las autoridades emiratíes no han publicado imágenes de los lugares atacados ni permitido a los periodistas que los vean.

En los últimos días, una coalición que encabeza Arabia Saudí y cuenta con el respaldo de Emiratos írabes Unidos desató devastadores ataques aéreos en Yemen, dejando al país más pobre del mundo árabe sin servicio de internet y causando la muerte de más de 80 personas en un centro de detención.

Los hutíes habían amenazado con vengarse de los Emiratos y Arabia Saudí por esos ataques. El domingo, la coalición encabezada por los saudíes dijo que un misil balístico lanzada por los rebeldes aterrizó en una zona industrial de Jizan, Arabia Saudí, causando heridas menores a un forastero.

El periódico iraní Kayhan, afín a la rama más beligerante del gobierno y cuyo editor en jefe fue designado por el líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, publicó el domingo en un artículo de primera plana en el que citaba a funcionarios hutíes anunciando nuevos ataques sobre EAU bajo el titular: Evacúen las torres comerciales emiratíes.

En 2017, el periódico había enfrentado una prohibición de publicación de dos días luego de que sacar un titular que decía que Dubái era el próximo objetivo de los hutíes.

___

Los periodistas de The Associated Press Isabel DeBre, Malak Harb y Lujain Jo en Dubái; Amir Vahdat en Teherán, Irán y Samy Magdy en El Cairo contribuyeron a este despacho.