Rusia acusa a Occidente de tramar "provocaciones" en Ucrania

Rusia acusó el jueves a Occidente de urdir provocaciones en Ucrania mientras éste culpa a Moscú de planear una acción militar agresiva en el país vecino.

Rusia acusó el jueves a Occidente de urdir provocaciones en Ucrania mientras éste culpa a Moscú de planear una acción militar agresiva en el país vecino.

Según la vocera del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zakharova, los reclamos de Kiev y Occidente sobre un inminente ataque de Moscú sobre Ucrania son una tapadera para realizar provocaciones a gran escala por su parte, incluyendo las de carácter militar.

Pueden tener consecuencias extremadamente trágicas para la seguridad regional o global", agregó Zakharova.

Y destacó el envío de armas a Ucrania en aviones de transporte militar británicos en los últimos días, señalando que Ucrania percibe la ayuda militar occidental como una "carta blanca para una operación militar en Donbas.

La amenaza de Estados Unidos de un posible aislamiento ruso del sistema bancario internacional podría alentar a las fuerzas extremistas en Ucrania a usar la fuerza para recuperar el control en la zona rebelde oriental, afirmó el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov. Esto podría implantar falsas esperanzas en las cabezas calientes de algunos representantes del liderazgo ucraniano que podrían decidir reiniciar sigilosamente una guerra civil en su país", afirmó el vocero en una teleconferencia con reporteros.

Donbas, ubicado en el este de Ucrania, está controlado por separatistas respaldados por Rusia que llevan casi ocho años luchando contra las fuerzas ucranianas, un conflicto que se ha cobrado más de 14.000 vidas.

Kiev dijo a principios de semana que recibió misiles antitanques de Gran Bretaña. Además, rechazó la afirmación de Moscú de que planea una ofensiva para recuperar las zonas separatistas en el corazón industrial de la nación.

Por su parte, el gobierno ucraniano, Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han expresado en las últimas semanas una creciente preocupación por la acumulación de tropas rusas cerca de la frontera ucraniana.

La concentración de un estimado de 100.000 soldados ha alimentado los temores de Occidente de que Moscú esté preparándose para atacar a su vecino. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo el miércoles que cree que Rusia invadirá Ucrania y advirtió a su homólogo Vladimir Putin que su país pagará un algo precio en vidas perdidas y un posible aislamiento del sistema bancario internacional si lo hace.

Moscú ha negado repetidamente que planee lanzar una ofensiva. Pero ha tratado de obtener una serie de garantías de seguridad por parte de Occidente de que no expandirá la OTAN a Ucrania y a otras naciones exsoviéticas, así como el despliegue de armas de la alianza allí.

Washington y sus aliados rechazaron tajantemente las exigencias de Moscú en conversaciones sobre seguridad en las últimas semanas, pero dejaron la puerta abierta a posibles nuevos contactos sobre control de armas y medidas para forjar confianza y reducir posibles hostilidades.

En medio de las tensiones, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, visitó Ucrania el miércoles para reafirmar el respaldo occidental. El jueves viajó a Berlín para reunirse con sus homólogos británico, francés y alemán para tratar la situación en Ucrania y otras cuestiones de seguridad.

Está previsto que Blinken pronuncie un discurso sobre la crisis ucraniana más tarde en el día en la capital alemana antes de volar a Ginebra, Suiza, donde el viernes se reunirá con el ministro ruso de Exteriores, Sergey Lavrov.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, tiene previsto iniciar el jueves una visita de dos días a Polonia, un país de la Unión Europea en la frontera occidental de Ucrania que respalda desde hace tiempo los esfuerzos de Kiev por acercarse el mundo democrático occidental.

En una iniciativa que refuerza más aún su presencia cerca de Ucrania, Rusia ha movilizado a un número no especificado de soldados desde el extremo occidental del país a su aliado Bielorrusia, que comparte frontera con Ucrania, para unas masivas maniobras militares que se realizarán hasta el 20 de febrero. Las autoridades ucranianas han dicho que Moscú podría utilizar el territorio bielorruso para una posible invasión múltiple.

___

La periodista de The Associated Press Vanessa Gera contribuyó a este despacho desde Varsovia, Polonia.