Argelia cierra escuelas por 10 días por repunte de COVID-19

Todas las escuelas primarias y secundarias de Argelia deberán cancelar sus clases por 10 días debido a un repunte de casos de COVID-19 en la nación del norte de ífrica, ordenó el miércoles el ...

Todas las escuelas primarias y secundarias de Argelia deberán cancelar sus clases por 10 días debido a un repunte de casos de COVID-19 en la nación del norte de ífrica, ordenó el miércoles el presidente Abdelmadjid Tebboune. En tanto, las autoridades endurecieron los requisitos de entrada al país por la vía aérea.

La decisión del presidente argelino de cancelar las clases a partir del jueves se produjo después de una reunión de emergencia celebrada el miércoles a la que asistieron ministros del consejo, miembros de la comisión científica de COVID-19 y funcionarios de seguridad del país.

El comunicado presidencial señalaba que el personal universitario y las autoridades sanitarias deberán decidir si continuarán con las clases presenciales.

Argelia está lidiando con casos tanto de la variante delta como de la ómicron. El miércoles, las autoridades de salud reportaron un récord diario de 1.359 infecciones de la variante ómicron y 12 decesos.

Tebboune instó a las autoridades a establecer una sólida estructura de pruebas en los centros sanitarios públicos y en los laboratorios privados.

En diciembre, Argelia empezó a solicitar un pasaporte de vacunación para ingresar a muchos espacios públicos, con el objetivo de aumentar la baja tasa de vacunación en el país y superar la renuencia a la vacuna que ha dejado millones de dosis sin usar. Menos de una tercera parte de la población de Argelia ha recibido siquiera una dosis de la vacuna.

También se requiere del pasaporte para ingresar o salir del país, así como para entrar a centros deportivos, cines, teatros, museos, ayuntamientos y otros sitios como baños de vapor, los cuales son populares en la región.

Según datos oficiales, Argelia ha registrado 6.443 muertes por COVID-19 desde que empezó la pandemia, pero incluso miembros de la comisión científica del gobierno admiten que la cifra real es mucho mayor. Por temor a que se les culpe por contraer el virus, algunos argelinos mantienen sus infecciones en secreto, lo que pone en riesgo a otras personas.