Alemania y España buscan impulsar agenda progresista

El canciller alemán Olaf Scholz y el presidente del gobierno español Pedro Sánchez se reunieron el lunes en Madrid para alinear sus agendas de izquierda y planear la manera de impulsar sus polític...

El canciller alemán Olaf Scholz y el presidente del gobierno español Pedro Sánchez se reunieron el lunes en Madrid para alinear sus agendas de izquierda y planear la manera de impulsar sus políticas progresistas en la Unión Europea.

Después de reemplazar el mes pasado a Angela Merkel como gobernante del país más poblado de la UE y su mayor economía, Scholz se sumó a Sánchez en el selecto grupo de políticos progresistas del bloque. Ambos mandatarios también encabezan gobiernos de coalición sin precedentes en sus respectivos países.

Alemania y España comparten el objetivo de usar parte del fondo sin precedentes de 750.000 millones de euros (855.000 millones de dólares) asignado por la UE para la recuperación de la pandemia en completar la transición verde y la transformación digital de sus economías, dijo Sánchez el lunes luego de la reunión, algo que señaló debe hacerse defendiendo los valores de la justicia social.

Sin embargo, hubo diferencias respecto a si la energía nuclear y la generada por gas deberían considerarse una inversión sostenible ”un debate que ha generado confrontaciones entre varios países de la UE_, así como en lo relativo a una revisión por parte del bloque de sus políticas migratorias y de asilo, y de las estrictas reglas fiscales de la UE respecto a la deuda nacional de cada país que fueron suspendidas durante la pandemia, aseveró Sánchez.

El presidente del gobierno español dijo que pese a ello fue posible encontrar intereses comunes en conversaciones futuras con Scholz.

De pie en la escalinata del Palacio de la Moncloa, ubicado a las afueras de Madrid, Sánchez llamó a Scholz un amigo. La reunión con Sánchez, también integrante del grupo Partido de los Socialistas Europeos, representó el primer viaje al extranjero que realiza Scholz este año, después de visitas a París, Bruselas y Roma desde que asumió el cargo.

Ante la pregunta sobre las tensiones en la frontera entre Rusia y Ucrania, ambos mandatarios exhortaron a Moscú a reducirlas, y el canciller alemán describió la situación como muy, muy grave.

"Esperamos medidas claras de Rusia para reducir las tensiones en la situación, dijo Scholz, y agregó que la agresión militar contra Ucrania implicaría consecuencias políticas y económicas graves (para el Kremlin).

La OTAN tiene planeada una cumbre en Madrid en junio, en la que se prevé que los integrantes de la alianza presenten nuevos lineamientos estratégicos.