í“micron expone vulnerabilidades de los sistemas de salud

afectando los servicios públicos de varios tipos, el efecto de la variante en las instalaciones médicas ha hecho que muchos reevalúen la capacidad de recuperación de los sistemas de salud pública...

afectando los servicios públicos de varios tipos, el efecto de la variante en las instalaciones médicas ha hecho que muchos reevalúen la capacidad de recuperación de los sistemas de salud pública que se consideran esenciales para brindar una atención equitativa.

El problema, dicen los expertos, es que pocos sistemas de salud desarrollaron la flexibilidad suficiente para manejar una crisis como la del coronavirus antes de que surgiera, mientras que los repetidos picos de infección han mantenido al resto demasiado preocupado para implementar cambios durante la prolongada emergencia.

Las admisiones hospitalarias per cápita en este momento son tan altas en Francia, Italia y España como lo fueron la primavera pasada, cuando había confinamientos y otras restricciones en los tres. La tasa de hospitalización de personas con COVID-19 en Inglaterra durante la semana que terminó el 9 de enero fue ligeramente más alta que a principios de febrero de 2021, antes de que la mayoría de habitantes se vacunara.

Esta vez, no hay confinamiento. El Instituto de Medición y Evaluación de la Salud, una organización de investigación de la salud pública con sede en la Universidad de Washington, predice que más de la mitad de las personas en 53 países de Europa se infectarán con ómicron en dos meses.

Eso incluye médicos, enfermeras y técnicos de hospitales públicos.

En Gran Bretaña, al igual que en Francia, ómicron está provocando grietas en el sistema de salud a pesar de que la variante parece causar una enfermedad más leve que sus predecesores. Este mes, el gobierno británico asignó personal militar, incluidos médicos, en los hospitales de Londres carentes de personal, lo que se sumó a las filas de miembros del servicio que ya ayudan a administrar vacunas y operar ambulancias.

___

Danica Kirka en Londres; María Cheng en Toronto; y Aritz Parra en Madrid contribuyeron a este despacho.