COVAX ha entregado 1.000 millones de vacunas a países pobres

El programa respaldado por Naciones Unidas para enviar vacunas contra el coronavirus a muchos países pobres ha entregado ya mil millones de dosis, según indicó el domingo la Organización Mundial d...

El programa respaldado por Naciones Unidas para enviar vacunas contra el coronavirus a muchos países pobres ha entregado ya mil millones de dosis, según indicó el domingo la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, ese hito es apenas un recordatorio del trabajo que queda por hacer después de que lo países ricos acaparasen y acumulasen los fármacos, señaló la OMS.

Un envío de 1,1 millones de dosis de vacunas enviado el sábado a Ruanda incluía la dosis mil millones distribuida por el programa COVAX, señaló la agencia de Naciones Unidas.

La OMS critica desde hace mucho la distribución desigual de las vacunas y ha pedido a los fabricantes y a otros países que den prioridad a COVAX. Para el jueves, señaló el grupo, 36 de sus 194 países miembros habían vacunado a menos del 10% de su población, y 88 habían vacunado a menos del 40%.

El programa ha hecho entregas a 144 países por ahora, pero el trabajo que ha llevado a este hito es apenas un recordatorio del trabajo que queda, dijo la OMS en un comunicado.

La ambición de COVAX se vio comprometida por el acaparamiento y la acumulación en países ricos, brotes catastróficos que llevaron a cortes de fronteras y suministro, añadió. Y la falta de licencias, tecnología y conocimientos compartidos por las farmacéuticas supusieron que se desaprovechara capacidad de manufactura.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, instó a todo el mundo a finales de diciembre a hacer un propósito de año nuevo de vacunar al 70% de las poblaciones de lo países para principios de julio.

En una entrevista de prensa publicada el domingo, la nueva ministra alemana de desarrollo internacional dijo que quiere aprovechar la presidencia de su país este año al frente del Grupo de los Siete países más industrializados para asegurarse de que COVAX obtiene los recursos que necesita en 2022.

Por desgracia, aún hay demasiados pocos países que participan en el financiamiento de la campaña de vacunación global, dijo Svenja Schulze en las declaraciones citadas por el grupo de periódicos Funke. Junto con Suecia, Noruega, Canadá y Estados Unidos, somos los que más donan. Los otros países industrializados se quedan bastante atrás.

Alemania dijo haber donado 103 millones de dosis a países más pobres el año pasado, y tenía previsto donar otros 75 millones de dólares para 2022.

Schulze indicó que quería ampliar la ayuda a países en desarrollo para que produzcan sus propias vacunas, y señaló como vía preferida los acuerdos entre empresas para que produzcan vacunas bajo licencia.

Cuando se le preguntó si tendría sentido suspender las patentes relacionadas con el COVID-19, algo a lo que se oponía el gobierno anterior, respondió: Dudo que los países en desarrollo consiguieran vacunas con más facilidad si suspendemos las patentes. La cuestión, señaló, es apenas una pequeña parte del proceso de producción.