Manifestantes antivacunas buscan asaltar Parlamento búlgaro

Un grupo de manifestantes que se opone a las restricciones impuestas en Bulgaria por la pandemia de COVID-19 se enfrentó el miércoles a la policía al intentar irrumpir en el Parlamento de la capita...

Un grupo de manifestantes que se opone a las restricciones impuestas en Bulgaria por la pandemia de COVID-19 se enfrentó el miércoles a la policía al intentar irrumpir en el Parlamento de la capital, Sofía.

Una fuerte presencia policial impidió que los manifestantes ingresaran al edificio y algunos fueron detenidos. Varias personas, incluidos policías, resultaron heridas durante los enfrentamientos. Al final, las fuerzas del orden mantuvieron su cordón alrededor del edificio y ahuyentaron a los manifestantes.

La violencia estalló luego de una protesta contra las órdenes del gobierno de vacunarse y usar mascarillas. La protesta fue organizada por un grupo nacionalista que se opone ferozmente a las medidas del gobierno contra la pandemia.

El objetivo de la protesta es eliminar las medidas restrictivas y, en especial, sobre todo, el pase verde, que es inconstitucional, expresó antes de la protesta el líder del partido Vazrazhdane, Kostadin Kostadinov. El pase verde es un certificado de vacunación.

El grupo nacionalista, que ocupa 13 bancas en la cámara de 240 escaños del Parlamento, ha ganado el apoyo de quienes se oponen a las restricciones por el coronavirus.

Unos 1.000 manifestantes, que ondearon banderas nacionales y corearon canciones patrióticas, permanecieron en la plaza frente a la Asamblea Nacional y dijeron que planeaban permanecer allí hasta que se cumplan sus demandas de abolir la obligación de usar mascarillas y los pases verdes.

Bulgaria experimenta actualmente un nuevo repunte de infecciones y es el país menos vacunado de los 27 miembros de la Unión Europea. Apenas un tercio de su población se ha vacunado completamente contra COVID-19.

El primer ministro Kiril Petkov pidió calma e invitó el viernes a representantes de los manifestantes a su oficina para discutir sus demandas. Petkov habló desde su casa, donde está en cuarentena por haber tenido contacto con una persona infectada.