Presidente egipcio critica manejo de migración en Europa

El presidente egipcio criticó el martes el manejo de la crisis de migración por parte de Europa y la negativa del continente de recibir a los refugiados que llegan a sus fronteras, destacando que el...

El presidente egipcio criticó el martes el manejo de la crisis de migración por parte de Europa y la negativa del continente de recibir a los refugiados que llegan a sus fronteras, destacando que el propio Egipto ha recibido a millones de personas que dejaron sus países.

El presidente Abdel Fattah el-Sissi dijo que Egipto alberga ya a al menos 6 millones de personas que huyeron de conflictos y pobreza en sus naciones. Dijo que su gobierno, a diferencia de otros países, no detiene a los migrantes en campamentos de refugiados, sino que les permite vivir libremente en la comunidad.

Desde hace años, las personas que escapan de guerras y pobreza en el Oriente Medio han hecho la peligrosa travesía a través del mar Mediterráneo y el mar Egeo en busca de seguridad y una vida mejor en Europa Occidental.

Sin embargo, tras el arribo de más de un millón de personas en 2015, varias naciones de la Unión Europea erigieron muros de concreto y cercas de alambre de cuchillas, desplegaron drones de vigilancia y establecieron acuerdos con Turquía y Libia para frenar a los migrantes.

Estoy hablando de números enormes, no de cinco o diez mil (personas), que nuestros amigos en Europa se niegan a recibir, dijo el-Sissi.

Egipto ha sido durante decenios un refugio para los migrantes del ífrica Subsahariana que huyen de pobreza y los conflictos. Para algunos, Egipto es un destino y refugio, el país más cercano y fácil de ingresar. Para otros, es un punto de tránsito antes de intentar el peligroso cruce del Mediterráneo hacia Europa.

El-Sissi dijo que su gobierno ha fortalecido en años recientes la seguridad fronteriza y ha conseguido prevenir que el país se convierta en un punto de partida para los migrantes en ruta hacia otras naciones.

Nosotros no les permitimos a las personas usar Egipto como un punto de partida en el que las personas cruzan a lo desconocido y enfrentan un destino muy duro en el Mediterráneo cuando migran a Europa, aseguró.