Ecuador: suspenden clases por alza en contagios de niños

La aceleración en los contagios de COVID-19 en la población infantil de Ecuador obligó a las autoridades a suspender las clases en el sistema público y acelerar la vacunación de los docentes.

La aceleración en los contagios de COVID-19 en la población infantil de Ecuador obligó a las autoridades a suspender las clases en el sistema público y acelerar la vacunación de los docentes.

La medida aprobada el viernes en reunión del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) obedece a la tendencia al alza de contagios que pone al país en una condición epidemiológica similar a lo que estuvimos en las semanas de los peores brotes de la pandemia, afirmó en rueda de prensa la ministra de Salud, Ximena Garzón.

Aseguró que existe un incremento de casos en los niños desde los 12 meses porque en este extracto de edad son los que menos se han vacunado. Sólo un 60% de la población infantil, que en Ecuador se inmuniza desde los cinco años, ha recibido la primera dosis.

A nivel general se proyecta que los 7.234 casos confirmados esta semana actual suban a 10.000 en los siguientes días, alertó la ministra de Salud. Aclaró que los niveles de mortalidad son mínimos, con siete casos en el mismo período, debido que a nivel nacional más de 12,5 millones de ecuatorianos cuentan con el esquema completo de inmunización y 1,4 millones con la dosis de refuerzo de una población total de unos 17,6 millones.

Garzón admitió que actualmente el 80% de los casos ya son ómicron y un 20% de la variante delta.

La ministra de Educación, María Brown, explicó que en el sistema de educación público la suspensión de clases presenciales regirá durante una semana desde el 10 de enero porque será un período crítico en el que se reflejarán los contagios ocurridos durante las festividades de Navidad y Año Nuevo.

En los últimos días se confirmaron 94 casos de coronavirus entre estudiantes y 384 en docentes, indicó Brown, pero aclaró que no obedecen a la presencia en clases sino al comportamiento de la ciudadanía durante las fiestas. De estos, la mayoría ocurrieron en la ciudad porteña Guayaquil, donde la autoridad local incrementó el viernes el nivel de alerta.

Además se adelantó de seis a cinco meses el intervalo para la aplicación del refuerzo para los docentes. Adicionalmente, el COE aprobó la exigencia del certificado de vacunación a menores desde los cinco años para el ingreso a lugares donde se efectúen actividades no esenciales. También se suspendieron los juegos infantiles en sitios de concurrencia masiva.

La ministra aclaró que el sector educativo privado podrá optar por acogerse al cronograma de suspensión de clases que rige en el sector público o retornar a la virtualidad. Estos establecimientos podrían mantener las clases presenciales voluntarias siempre y cuando la infraestructura permita un distanciamiento de 2,25 metros entre los alumnos y se apliquen otras medidas de bioseguridad.

El presidente del COE, Juan Zapata, descartó que se pueda decretar un estado de excepción e informó que los pasajeros provenientes de Estados Unidos podrán realizarse la prueba de detección en los aeropuertos locales, si no existieran estos exámenes en los lugares de origen, pero deberán presentar los certificados de vacunación a su arribo y sólo podrán ser acompañados por una persona en las terminales aeroportuarias.

Hasta ahora el país andino ha registrado más de 559.900 casos de COVID-19 y 9.906 muertes desde que comenzó la pandemia.