Líder kazajo: vuelve el orden constitucional tras disturbios

se duplicó, su tamaño y rápida propagación reflejan un descontento más amplio en un país gobernado por el mismo partido desde 1991.

se duplicó, su tamaño y rápida propagación reflejan un descontento más amplio en un país gobernado por el mismo partido desde 1991.

Las movilizaciones se tornaron extremadamente violentas, con edificios gubernamentales incendiados y decenas de inconformes y más de una docena de agentes de seguridad muertos.

En una concesión, el gobierno anunció el jueves que limitará durante 180 días el precio de los combustibles para vehículos, además de una moratoria en el alza de las tarifas de los servicios públicos. Tokayev ha vacilado entre tratar de calmar a los manifestantes, incluyendo la aceptación de la renuncia de su gobierno, y la promesa de medidas duras para frenar los disturbios, de los que culpó a bandas terroristas.

En lo que se ha considerado como una de las últimas, el presidente solicitó la ayuda de una alianza militar encabezada por Rusia.

La Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva, que incluye a las exrepúblicas soviéticas de Kazajistán, Bielorrusia, Armenia, Tayikistán y Kirguistán, ha empezado a desplegar sus tropas en suelo kazajo para una misión de paz.

Las autoridades han insistido en que los soldados no lucharán contra los manifestantes.