Australia y Japón firman pacto de defensa

Los jefes de Gobierno de Japón y Australia firmaron el jueves un importante acuerdo de defensa que permite una cooperación más estrecha entre sus fuerzas armadas y que constituye una respuesta a la...

Los jefes de Gobierno de Japón y Australia firmaron el jueves un importante acuerdo de defensa que permite una cooperación más estrecha entre sus fuerzas armadas y que constituye una respuesta a la creciente presencia de China en la región del Indo-Pacífico.

El primer ministro australiano, Scott Morrison, y su homólogo japonés, Fumio KIshida, se reunieron en una cumbre virtual para firmar el Acuerdo de Acceso Recíproco, el primero de su tipo entre Japón y un país aparte de Estados Unidos.

El acuerdo sigue a más de un año de conversaciones entre los dos países, dirigidas a eliminar barreras legales para permitir que los soldados de un país entren al otro para entrenamientos y otros propósitos.

Japón es nuestro socio más cercano en Asia, como lo demuestra nuestra asociación estratégica especial, la única de su tipo para Australia, afirmó Morrison. Una asociación entre pares, una confianza compartida entre dos grandes democracias comprometidas con el imperio de la ley, los derechos humanos, el libre comercio y un Indo-Pacífico abierto.

Kishida elogió el acuerdo, calificándolo de un instrumento trascendental que elevará la cooperación de seguridad entre las naciones a nuevas alturas.

Aunque China no fue mencionada por su nombre, su presencia estuvo implícita.

El embajador japonés en Australia, Shingo Yamagami, dijo que a la luz del deteriorado ambiente de seguridad, lo que Japón y Australia pueden hacer juntos primero que todo es aumentar la disuasión.

Morrison dijo que el acuerdo formará una parte importante de la respuesta de Australia y Japón a la incertidumbre que enfrentamos ahora y formará la base de una cooperación mayor y más compleja en cuanto a la operabilidad entre la Fuerza de Defensa de Australia y las Fuerzas de Autodefensa de Japón.

Dijo que el pacto representa un momento crucial para Australia y Japón y para la seguridad de nuestras dos naciones y nuestros pueblos.

Malcolm Davis, un importante analista del Australian Strategic Policy Institute, dijo que el acuerdo reconoce la importancia de establecer asociaciones firmes de defensa para disuadir a una China cada vez más proactiva.