Bolivia: presión obliga a vice a vacunarse contra el COVID

El vicepresidente boliviano David Choquehuanca, un filósofo aymara apegado a la medicina tradicional andina, no pudo con la presión social y el lunes concurrió a vacunarse al entrar en vigor la obl...

El vicepresidente boliviano David Choquehuanca, un filósofo aymara apegado a la medicina tradicional andina, no pudo con la presión social y el lunes concurrió a vacunarse al entrar en vigor la obligación de exhibir el certificado de vacunación contra el COVID-19 ante la mayor escalada de contagios desde el inicio dela pandemia.

Fiel a sus creencias, Choquehuanca fue rociado con el humo de un sahumerio por parte de un yatiri -sacerdote aymara- a modo de limpieza. El ministro de Salud, Jeyson Auza, le suministró la primera dosis de la vacuna china Sinopharm en una plaza céntrica de La Paz.

Tenemos que proteger y cuidar la salud de nuestro pueblo con las dos medicinas: la farmacología y la tradicional y ancestral frente al coronavirus. Yo me contagié en 2020 y superé con la medicina tradicional, incluso tomé dióxido de cloro. La segunda vez no fue tan fuerte y superé con la medicina tradicional. Convoco a la población a que se proteja, dijo Choquehuanca, de 61 años, en declaraciones a medios locales.

El lunes miles de personas en todo el país se volcaron masivamente a los puestos de vacunación ante la exigencia de exhibir el pase sanitario en oficinas, bancos, mercados y parques, entre otros.

Cerca de 22 millones de vacunas -el doble de la población y en buena parte donadas-, llegaron al país, entre ellas Sputnik V, Sinopharm, AstraZeneca, Jansen, Pfizer y Moderna, pero el nivel de vacunación con dos dosis está en el 38,74%, según el sitio Our World in Data.

Iglesias evangélicas y sindicatos de indígenas rechazaron la obligación de portar el pase sanitario. No estamos en contra de nuestro gobierno, pero esa obligación no fue consultada con nosotros, en el área rural prevalece la medicina tradicional, dijo el dirigente José Luis Chura.

No vamos a acatar el decreto bajo amenaza. La vacuna no puede ser obligatoria, la constitución garantiza la libertad y Dios dice que hay quienes dictan leyes injustas, dijo el pastor Luis Aruquipa, del Consejo Nacional Cristiano de Iglesias Evangélicas.

Los contagios se quintuplicaron la pasada semana y los centros médicos están saturados. Las autoridades atribuyen la escalada a la variante delta y aseguran que no está confirmada la presencia de ómicron en el país, pero los expertos ponen en duda esa versión.

El ministro de Educación, Edgar Pary, dijo no es seguro que los alumnos regresen a las aulas el 1 de febrero, cuando estaba previsto el comienzo del año escolar, debido a la escalada de contagios.

En 21 meses la pandemia acumuló hasta la domingo 614.941 contagios y 19.733 fallecidos.