El primer ministro de Sudán renuncia al cargo

El primer ministro Abdalá Hamdok renunció el domingo en medio de un estancamiento político y protestas generalizadas en pro de la democracia tras un golpe de Estado que descarriló la frágil trans...

El primer ministro Abdalá Hamdok renunció el domingo en medio de un estancamiento político y protestas generalizadas en pro de la democracia tras un golpe de Estado que descarriló la frágil transición de Sudán a un gobierno democrático.

Hamdok exhortó a que haya un diálogo para acordar una constitución nacional y para elaborar un programa de trabajo con el fin de completar la transición. El golpe militar de octubre trastocó los planes del país africano para pasar a la democracia luego de que un alzamiento popular obligó a las fuerzas armadas a derrocar al añejo dictador Omar al Bashir y a su gobierno islamista en abril de 2019.

Horas antes de que el premier renunciara, fuerzas de seguridad sudanesas dispersaron violentamente a manifestantes que pugnaban por un gobierno democrático, las más recientes en denunciar la toma de poder y un acuerdo subsecuente que reinstaló en su puesto al primer ministro pero marginó al movimiento prodemocracia. Un grupo médico dijo que al menos dos personas murieron.

El Comité de Médicos de Sudán, que forma parte del movimiento a favor de la democracia, indicó que uno de los muertos fue golpeado violentamente en la cabeza mientras participaba en una marcha de protesta en Jartúm. Dijo también que el segundo fue baleado en el pecho en la ciudad de Omdurman, ubicada junto a Jartúm, en la margen opuesta del río Nilo. Docenas de manifestantes resultaron heridos, añadió el grupo.

El activista Nazim Sirag dijo que las fuerzas de seguridad utilizaron gases lacrimógenos y granadas aturdidoras para dispersar a los manifestantes, y los persiguieron en calles aledañas en la capital.

Hubo más manifestaciones en otras ciudades, incluyendo Puerto Sudán y Nyala en la región de Darfur.

Las protestas se llevaron a cabo a pesar de un incremento en la seguridad y el bloqueo de puentes y caminos en Jartúm y Omdurman. Las conexiones a internet también fueron alteradas antes de las manifestaciones, según el grupo activista NetBlocs. Las autoridades han utilizado tácticas de ese estilo desde el golpe de Estado del 25 de octubre.