México: nombran a una militar como fiscal de violento estado

En medio de un constante incremento de la presencia de militares en México, la gobernadora del violento y empobrecido estado de Guerrero, en el sur del país, nombró a una teniente coronel como nuev...

En medio de un constante incremento de la presencia de militares en México, la gobernadora del violento y empobrecido estado de Guerrero, en el sur del país, nombró a una teniente coronel como nueva fiscal general, lo que ha generado inquietud y preocupación en algunos sectores.

Sandra Luz Valdovinos Salmerón, con experiencia en el área de justicia militar, tomó posesión el martes por la noche ante el pleno del Congreso de Guerrero y en cuestión de horas surgieron las primeras críticas.

Según el escrito de la gobernadora Evelyn Salgado leído durante la sesión parlamentaria , Valdovinos cumple con los requisitos establecidos por ley y desempeñará su cargo "con diligencia, responsabilidad y vocación de servicio.

Morena -el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador y de la gobernadora Salgado- es el mayor grupo de la cámara local pero no cuenta con la mayoría calificada necesaria para este tipo de nombramientos.

Los diputados no aceptaron a ninguno de la terna que había propuesto la mandataria porque los consideraban cercanos a su padre, Felix Salgado Macedonio, polémico político y aparente poder en la sombra que tiene tras de sí acusaciones de violación y abusos sexuales. Fue entonces cuando quedó en manos de la gobernadora hacer la designación directa.

El nombramiento de personas procedentes de las fuerzas armadas en cargos de seguridad estatales o locales es algo habitual en México desde hace años y al margen del color político de quien gobierne, sobre todo en lugares de gran presencia de los cárteles. El argumento de sus defensores es que son más firmes y menos corruptibles aunque muchas veces han provocado denuncias por abusos a los derechos humanos.

Actualmente los responsables de seguridad de Guerrero y de las dos principales ciudades del estado, Acapulco y Chilpancingo, también llegaron de las fuerzas armadas.

Sin embargo, no es tan frecuente que ocupen instituciones de procuración de justicia y por eso el nombramiento de una teniente coronel en activo -aunque ya haya tenido que pedir licencia- generó de inmediato preocupación entre colectivos sociales.

Guerrero es un estado con altos niveles de pobreza y marginación, fuerte actividad del crimen organizado y donde el ejército protagonizó una cruenta guerra sucia en los años 60 y 70. Ahí fue fue donde desaparecieron en 2014 los 43 estudiantes de magisterio, un crimen todavía sin esclarecer, en el que participaron policías locales y miembros de la delincuencia y por el que también hay altos funcionarios y militares investigados.

La organización no gubernamental de derechos humanos Centro Morelos denunció el miércoles la militarización de las instancias civiles del estado y en un comunicado mostró su total rechazo a que un militar sea mujer u hombre ocupe un cargo que tiene que ver con la integración de las carpetas de investigación y puesta a disposición de los presuntos responsables de las desapariciones, asesinatos, feminicidios y todo tipo de delitos de los cuales los grupos de narco-paramilitares tienen la patente para cometerlos" con la complicidad de políticos y funcionarios.

Pedro Julio Valdez Vilchis, director de un periódico local y exjefe de prensa del gobierno de íngel Aguirre (2011-2014) consideró que la militarización de Guerrero es parte de lo que está ocurriendo en todo el país. Sin embargo, dio un voto de confianza a la nueva fiscal, cuyo nombramiento considera que ha sido pactado con el ejército. A lo mejor una mujer y una militar pone orden.

El presidente López Obrador ha ampliado de manera drástica el papel del ejército en la vida de México, desde la lucha contra el narcotráfico hasta el control de la migración, la construcción y operación de aeropuertos y proyectos ferroviarios, el reparto de vacunas, el control de aduanas y hasta el cultivo de árboles.

La gobernadora Salgado ganó las elecciones en junio después de que Morena retirara la postulación de su padre y tomó posesión en octubre.