China busca ser autosuficiente en materia de tecnología

Para ayudar a convertir a China en una superpotencia tecnológica autosuficiente, el gobernante Partido Comunista está presionando a la mayor empresa de comercio electrónico del mundo para que se en...

Para ayudar a convertir a China en una superpotencia tecnológica autosuficiente, el gobernante Partido Comunista está presionando a la mayor empresa de comercio electrónico del mundo para que se encargue de la complicada y costosa tarea de diseñar sus propios circuitos integrados de computadoras, un negocio que no se parece a nada de lo que Alibaba Group ha hecho antes.

Su unidad desarrolladora de microchips, T-Head, de apenas tres años, presentó su tercer procesador en octubre, el Yitian 710 para el negocio de computación en la nube de Alibaba. El gigante chino afirma que por ahora no tiene planes de vender el chip a terceros.

Otros desarrolladores novatos de chips, incluido el gigante de los juegos y las redes sociales Tencent y la marca de teléfonos celulares Xiaomi están prometiendo miles de millones de dólares en línea con los planes oficiales para crear computación, energía limpia y otras tecnologías que puedan construir la riqueza y la influencia global de China.

Los chips desempeñan un papel cada vez más importante en todo tipo de productos, desde teléfonos y automóviles hasta dispositivos médicos y electrodomésticos. La escasez que trajo la pandemia de coronavirus está interrumpiendo la fabricación de esos productos en el mundo, con lo que aumentan los temores sobre la cadena de suministro.

Los chips son una de las principales prioridades en la maratónica campaña del gobernante Partido Comunista para poner fin a la dependencia china de la tecnología de Estados Unidos, Japón y otros proveedores que Beijing considera posibles rivales económicos y estratégicos. Si la campaña tiene éxito, los líderes empresariales y políticos temen que desaliente la innovación, interrumpa el comercio mundial y haga que el mundo sea más pobre.

La autosuficiencia es la base de la nación china, declaró en marzo el presidente Xi Jinping durante un discurso. Pidió entonces que China se vuelva una superpotencia tecnológica para salvaguardar la seguridad económica nacional.

Debemos esforzarnos por convertirnos en el principal centro científico del mundo y en el terreno elevado de la innovación, afirmó Xi.

Beijing, sin embargo, podría toparse con una decepción costosa. Incluso con grandes inversiones oficiales, los empresarios y analistas creen que los fabricantes de chips y otras empresas tendrán dificultades para competir si se separan de los proveedores globales de componentes y tecnología avanzados, un objetivo que no busca ningún otro país.

Es difícil imaginar que un país reconstruya todo eso y que tenga la mejor tecnología, opinó Peter Hanbury, un especialista del sector que trabaja en la firma Bain & Company.

Los planes de Beijing están alimentando la tensión con Washington y Europa, que ven a China como un competidor estratégico y se quejan de que les está robando tecnología. Han respondido limitándole el acceso a las herramientas necesarias para mejorar sus industrias.

Si el mundo se desacoplara o si se dividiera en mercados con estándares y productos incompatibles, es posible que las piezas fabricadas en Estados Unidos o Europa no funcionen en computadoras o automóviles chinos. Los fabricantes de teléfonos que tienen un único sistema operativo global dominante y dos estándares de red pueden necesitar crear versiones únicas para diferentes mercados, algo que podría desacelerar el desarrollo.

Washington y Beijing deben evitar que el mundo se separe, expresó en septiembre el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, a The Associated Press.

Las fábricas de China ensamblan los teléfonos y tabletas del mundo, pero necesitan componentes de Estados Unidos, Europa, Japón, Taiwán y Corea del Sur. Los microchips son el producto que más importa China, por delante del petróleo, por un monto de más de 300.000 millones de dólares el año pasado.

La urgencia oficial sobre la campaña creció después de que Huawei Technologies Ltd., la primera marca de tecnología global de China, perdió el acceso a los chips y otras tecnologías estadounidenses en 2018 bajo las sanciones impuestas por la Casa Blanca.

Eso paró las ambiciones del fabricante de equipos de telecomunicaciones de volverse un líder en celulares de próxima generación. Las autoridades estadounidenses alegan que Huawei es un riesgo para la seguridad y que podría ayudar al espionaje chino, una acusación que la compañía ha negado.

Huawei y algunos rivales chinos están cerca de igualar a Intel Corp., Qualcomm Inc., Samsung Electronics y Arm Ltd. en capacidad de diseñar chips lógicos de vanguardia para teléfonos, según analistas de la industria, pero cuando se trata de fabricarlos, las fábricas como la estatal SMIC en Shanghái están atrasadas hasta una década frente a los líderes de la industria como TSMC o Taiwan Semiconductor Manufacturing Corp., que produce chips para Apple Inc. y otras marcas globales.

Incluso empresas como Alibaba, que pueden diseñar chips, probablemente necesitarán fábricas taiwanesas y otras extranjeras. El Yitian 710 de Alibaba requiere una precisión que ningún fabricante chino puede lograr. La empresa se negó a decir a qué productor extranjero recurrirá.

Mi país todavía enfrenta una gran brecha en la tecnología de chips, admitió el analista de la industria Liu Chuntian de la firma Zero Power Intelligence Group.

China representa el 23% de la capacidad mundial de producción de chips, pero apenas el 7,6% de las ventas.

Empacar millones de transistores en una pieza de silicio del tamaño de una uña requiere unos 1.500 pasos, precisión microscópica y tecnologías que son propiedad de unos cuantos proveedores estadounidenses, europeos, japoneses y otros.

Entre ellos están KLA Corp. en California para mediciones súperprecisas y la japonesa TEL para máquinas capaces de aplicar recubrimientos de unas pocas moléculas de espesor. Muchos están cubiertos por restricciones a las tecnologías de uso dual, las que pueden usarse en armas.

China está significativamente rezagada en herramientas, materiales y tecnología de producción, informó este año la Asociación de la Industria de Semiconductores.

Washington y Europa, citando preocupaciones de seguridad, han bloqueado el acceso a las herramientas más avanzadas que los fabricantes de chips chinos necesitan para igualar a los líderes mundiales en precisión y eficiencia.

Sin ellos, China se está quedando cada vez más atrás, dijo Hanbury, de Bain.

El caballo de TSMC está corriendo mientras el caballo chino está detenido, afirmó. Ellos no pueden avanzar.

Washington aumentó la presión sobre Huawei el año pasado al prohibir que las fábricas globales utilicen tecnología estadounidense para producir sus chips. Los proveedores estadounidenses pueden vender chips a la empresa, pero no para los teléfonos 5G de próxima generación.