Colombia recibe su primera nominación al Oscar

El director colombiano Ciro Guerra, cuya película "El abrazo de la serpiente" fue nominada al Oscar a la mejor cinta en lengua extranjera, dijo el jueves que el reconocimiento de la Academia es un...

El director colombiano Ciro Guerra, cuya película "El abrazo de la serpiente" fue nominada al Oscar a la mejor cinta en lengua extranjera, dijo el jueves que el reconocimiento de la Academia es un motivo para seguir apoyando la producción de cine local.

"Sigan acompañando al cine colombiano porque hoy tiene un inicio para seguir creciendo... Siento que ya no hay límites para lo que se puede esperar, para lo que se puede soñar", aseguró a la prensa Guerra, quien en broma preguntó a los asistentes a una rueda de prensa en el norte de Bogotá "quién me presta un smoking" para la ceremonia.

"La nominación es para toda Colombia, es de todos los colombianos y la queremos compartir en particular con todas las comunidades indígenas del Amazonas", había dicho antes emocionado a The Associated Press en una entrevista telefónica poco después de conocer su candidatura.

"Es significativo para mí que la primera vez que una película colombiana logra la nominación sea en lenguas indígenas", añadió el director. "Es un reconocimiento a la tradición amazónica y al saber indígena al que Colombia no ha dado la suficiente relevancia".

"El abrazo de la serpiente", rodada en blanco y negro en 2014 en las selvas de los departamentos colombianos de Vaupés y Guainía, cuenta la historia de un chamán, el último sobreviviente de su pueblo, y su relación con dos científicos extranjeros que exploran las plantas curativas sagradas. Una historia real inspirada en los diarios de los científicos.

La cinta aborda también los temas de la soledad, la destrucción de las culturas indígenas por parte de los colonizadores y la relación entre los seres humanos y el mundo natural. "Es una película muy especial en un momento en el que el mundo está asediado por la violencia. La gente está en una búsqueda espiritual y la película habla de nuevas formas de entender la vida y de existir; eso conecta muy bien con los espectadores", resumió el realizador de 34 años, nacido en un remoto poblado llamado Río de Oro, en el departamento de César, al norte de la capital colombiana.

La película fue galardonada en mayo con el premio Arte Cinema en la Quincena de Realizadores en Cannes, pero Guerra destacó que los más entusiastas no han sido ni los críticos ni los jurados, "sino los espectadores que la promocionan con el boca a boca y están respondiendo de maravilla".

La película se filmó con bajo presupuesto (1,4 millones de dólares) y se hizo con una mezcla de actores amateur y profesionales. Guerra destacó que decidió rodarla en lengua indígena y en blanco y negro porque, dijo, los "colores de la Amazonía no es posible registrarlos en una cámara".

"Si hubiéramos renunciado a nosotros la película habría perdido honestidad y no sería lo que es. ... Hay mucha gente que te dice cosas, pero uno tiene que escuchar su propia voz", dijo.

Apenas se enteró, el presidente colombiano Juan Manuel Santos hizo eco de la buena nueva en su cuenta de Twitter: "¡Maravillosa noticia para el cine colombiano!". Y luego le prometió a Guerra el apoyo incondicional de su gobierno para impulsar su trabajo.

Sobre el estado de salud del cine colombiano, Guerra destacó que "ha sido un año extraordinario para el cine colombiano y la nueva generación de jóvenes está teniendo un impacto internacional sin precedentes. Son buenos augurios para una generación que por primera vez tiene las herramientas para hacer las cosas y permitir que aflore el talento", dijo en referencia a la ley de estímulos al cine de 2003.

"Todo lo que está pasando con la película está siendo una sorpresa. Son cosas que se ven inalcanzables y no es sano hacer películas para los premios sino con todo el amor y sinceridad", enfatizó el director.

La paradoja es que la película hasta ahora se exhibe en salas especializadas de cine alternativo, pero es prácticamente imposible verla en los cines colombianos.

Mariana Garcés, ministra de Cultura, no dudó en afirmar que "este es un gran día para la cultura colombiana" porque "no hubiéramos podido creer en Colombia que una película producida... con esfuerzo nacional, con creatividad colombiana, llegara a estar nominada a los premios Oscar".

La nominación "es un logro para el cine de nuestro país", comentó por su parte la Academia Colombiana de Artes y Ciencias Cinematográficas en un comunicado.

Ciro Guerra está ya rodando su nueva película, "Pájaros de verano", confirmaron desde el gobierno colombiano, que apoya la producción con casi un millón de dólares.

"El abrazo de la serpiente" se medirá el 28 de febrero por el Premio de la Academia con "Mustang" (Francia), "El hijo de Saul" (Hungría), "Theeb" (Jordani), "A War" (Dinamarca). Pero para Guerra, la nominación "ya es en sí una celebración".

Es la primera vez que una producción colombiana es postulada al Oscar. En 2004 la actriz colombiana Catalina Sandino había sido nominada por su papel protagónico en "María llena eres de gracia".