Rey de España pide a ciudadanos seguir cuidándose del COVID

Los ciudadanos deberían seguir cuidándose debido a que el coronavirus aún puede infligir daños importantes, dijo el rey de España, Felipe VI, durante su tradicional mensaje navideño, mientras la...

Los ciudadanos deberían seguir cuidándose debido a que el coronavirus aún puede infligir daños importantes, dijo el rey de España, Felipe VI, durante su tradicional mensaje navideño, mientras la nación registraba el viernes otra cifra récord de casos de COVID-19.

Durante su mensaje pregrabado transmitido en la Nochebuena, el monarca español manifestó que la exitosa distribución de la vacuna contra la enfermedad ha mejorado la situación respecto a hace un año. Pero exhortó a la gente a no bajar la guardia.

Estamos viendo que el virus todavía tiene la capacidad de hacernos daño de muchas maneras, declaró Felipe. El riesgo no ha desaparecido.

España, como la mayoría de Europa y de otras partes del mundo, está registrando un aumento récord de infecciones en el periodo festivo, cuando las familias generalmente realizan grandes reuniones. Las autoridades de salud han reportado cifras récord durante tres días y han vuelto a implementar las órdenes de uso de mascarillas en espacios abiertos, salvo algunas excepciones.

Todos tenemos que hacer lo posible para no dar pasos atrás en esta crisis sanitaria que tanto sufrimiento ha causado, dijo Felipe.

El rey también mencionó a los residentes de la isla española de La Palma, en el océano Atlántico, donde la erupción de un volcán por casi tres meses ha causado la destrucción de casas, infraestructura y cultivos, pero no víctimas.

Hoy nuestro corazón y nuestro pensamiento siguen con vosotros, comentó el monarca a los isleños.

Ver la transmisión anual del discurso del rey justo antes de las cenas de Nochebuena es un ritual en muchos hogares españoles. En los últimos años, en los que se han dado a conocer escándalos relacionados con la familia real, los comentaristas televisivos y políticos examinan el discurso del rey buscando signos de la sintonía del monarca con el estado de ánimo de sus súbditos.

Pero no hubo una referencia directa a las circunstancias del padre de Felipe, el rey emérito Juan Carlos I.

El monarca emérito, de 83 años, se mudó a Emiratos írabes Unidos el año pasado después de que salieran a la luz las investigaciones judiciales sobre posibles delitos financieros. Aunque recientemente se abandonó una investigación suiza sobre lavado de dinero, los fiscales del Tribunal Supremo de España siguen investigando las acusaciones.

Desde que asumió el trono en 2014, Felipe, de 53 años de edad, ha tratado de distanciarse de su padre.

En su discurso del viernes, el actual monarca dijo que todas las instituciones del Estado deberían servir a la gente.

Debemos respetar y cumplir las leyes y ser ejemplo de integridad pública y moral, manifestó Felipe.