Retiran el último monumento a Tiananmen en Hong Kong

Un monumento en una universidad de Hong Kong que era el recordatorio público más conocido a la masacre de la Plaza de Tiananmen en territorio chino fue retirado el jueves por la mañana, lo que elim...

Un monumento en una universidad de Hong Kong que era el recordatorio público más conocido a la masacre de la Plaza de Tiananmen en territorio chino fue retirado el jueves por la mañana, lo que eliminó el último espacio público de recuerdo al sangriento episodio de 1989.

Para algunos en la Universidad de Hong Kong, la operación reflejaba la erosión de la relativa libertad de la que disfrutaban en comparación con la China continental.

El Pilar de la vergí¼enza, de 8 metros (26 pies) de alto, muestra 50 cuerpos rotos y retorcidos amontonados unos sobre otros. Es una obra del escultor danés Jens Galschioet que representa las vidas perdidas en la represión militar contra manifestantes a favor de la democracia en la Plaza de Tiananmen de Beijing, el 4 de junio de 1989.

Billy Kwok, estudiante de la Universidad de Hong Kong, dijo que el Pilar de la Vergí¼enza estaba considerado como parte de la universidad por muchos de los que habían estudiado allí. Llevaba más de dos décadas en el lugar.

Es el símbolo de si (aún hay) libertad de expresión en Hong Kong, dijo tras la retirada de la escultura.

El centro dijo que había solicitado llevar la obra a un almacén porque podía plantear riesgos legales.

Nadie solicitó nunca la autorización de la universidad para exponer la estatua en el campus, y la universidad tiene derecho a tomar medidas apropiadas para gestionarla en cualquier momento, indicó en un comunicado tras su retirada.

Cada año el 4 de junio, miembros del ahora disuelto sindicato de estudiantes limpiaban la escultura para conmemorar la masacre. La ciudad y el territorio de Macao eran los únicos lugares en suelo chino donde se permitían los actos de recuerdo al suceso.

Las autoridades han prohibido las vigilias anuales en memoria de la represión en Tiananmen durante los dos últimos años, y cerrado un museo privado que documentaba el evento. El grupo que organizaba la vigilia y gestionaba el museo, la Alianza Hongkonesa en Apoyo de los Movimientos Patrióticos de China, se ha disuelto desde entonces, y algunos de sus miembros más destacados están en prisión.

La escultura fue desmontada días después de que candidatos afines a Beijing lograsen una victoria abrumadora en las elecciones legislativas de Hong Kong, tras una reforma electoral que permite filtrar a los candidatos para asegurar que son patriotas leales a Beijing.

La jefa de gobierno del territorio, Carrie Lam, viajó esta semana a Beijing para reportar sobre la situación en la ciudad semiautónoma china, donde las autoridades han silenciado la disidencia tras la imposición de Beijing en una amplia ley de seguridad que parecía dirigida a buena parte del movimiento prodemocracia tras las protestas masivas de 2019.

___

El periodista de Associated Press Jan M. Olsen en Copenhague contribuyó a este despacho.