Rusia exige a la OTAN que no acepte la membresía de Ucrania

Rusia presentó el viernes a Occidente una serie de proyectos de pactos de seguridad, en los que exige que la OTAN deniegue la membresía a Ucrania y otros países del antiguo bloque soviético y reti...

Rusia presentó el viernes a Occidente una serie de proyectos de pactos de seguridad, en los que exige que la OTAN deniegue la membresía a Ucrania y otros países del antiguo bloque soviético y retire sus fuerzas de Europa central y oriental, reclamos audaces que Estados Unidos y sus aliados ya han rechazado.

Los documentos, presentados a Estados Unidos y sus aliados días atrás, también reclaman prohibir el envío de buques militares y aviones de guerra estadounidenses y rusos a lugares donde puedan atacar sus territorios respectivos, así como el alejamiento de las operaciones de entrenamiento que realiza la alianza cerca de Rusia.

Parece inevitable que Estados Unidos y sus aliados rechacen estos reclamos, ya que han subrayado que Rusia no tiene voz ni voto en la ampliación de la OTAN. El secretario general de la alianza advirtió que las conversaciones de seguridad con Moscú deben tener en cuenta las inquietudes de la OTAN e incluir a Ucrania y otros socios.

La publicación de los borradores coincide con el aumento de las tensiones debido a la acumulación de tropas rusas cerca de Ucrania, lo que ha generado temores de una invasión. Moscú niega que tenga planes de atacar a su vecino, pero ha exigido que Occidente le dé garantías de que impedirá la incorporación de Ucrania y otros vecinos rusos a la OTAN, así como la instalación de armas de la alianza en ellos. La OTAN ha rechazado esas exigencias.

El vicecanciller ruso Serguei Ryabkov dijo que las relaciones de Rusia con Estados Unidos y sus aliados de la OTAN han llegado a un punto peligroso, subrayando que las tropas y operaciones de la alianza cerca de Rusia generan amenazas inaceptables a su seguridad.

Además del retiro de las tropas de la alianza de Europa central y oriental, el proyecto de acuerdo presentado por Moscú busca que las partes acuerden no enviar tropas hacia lugares donde no estaban presentes en 1997, antes del inicio de la expansión de la OTAN hacia el este salvo en situaciones de consenso mutuo.

Polonia, Hungría y República Checa ingresaron a la OTAN en 1999, seguidas en 2004 por Bulgaria, Rumania, Eslovaquia, Eslovenia y las antiguas repúblicas soviéticas de Estonia, Letonia y Lituania. En los años siguientes ingresaron Albania, Croacia, Montenegro y Macedonia del Norte, elevando el total de la OTAN a 30 naciones.

Horas antes el viernes, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, estableció condiciones para trabajar con Rusia en su nueva propuesta de seguridad y se ofreció a colaborar con Moscú para crear una nueva confianza si el país ayuda a aliviar las tensiones con Ucrania.

Stoltenberg dijo que la organización había recibido los documentos rusos y que cualquier diálogo con Rusia tendría que abordar también las preocupaciones de la OTAN sobre las acciones rusas, basarse en los principios y documentos fundamentales de la seguridad europea y celebrarse en consulta con los socios europeos de la OTAN, como Ucrania.

Los 30 países que forman la OTAN han dejado claro que si Rusia da pasos concretos para reducir las tensiones, estamos preparados para trabajar en el fortalecimiento de las medidas de confianza, añadió sin ofrecer más detalles.

Las tensiones no podrían ser más altas. La inteligencia estadounidense dijo que Rusia ha llevado a 70.000 soldados a su frontera con Ucrania y estaría preparándose para una posible invasión a principios del próximo año. Moscú niega tener planes de ataque y quiere garantías de que Ucrania nunca entrará a la OTAN.

Los combates entre las fuerzas ucranianas y los separatistas del este del país, que cuentan con el respaldo de Rusia, comenzaron en 2014, después de que Moscú se anexionó la península de Crimea. El conflicto ha dejado más de 14.000 muertos y arrasó el corazón industrial del país, conocido como Donbas.

En un comunicado el jueves en la noche, los enviados de la OTAN advirtieron que están valorando seriamente las implicaciones de la situación actual para la alianza de seguridad. La mayor organización de seguridad del mundo está lista para reforzar su presencia en el este de Europa, cerca de Rusia, si fuera necesario, agregaron.