Senado aprueba sanciones a China

El Senado estadounidense aprobó el jueves una ley que prohíbe todas las importaciones provenientes de la región china de Xinjiang a menos que puedan demostrar que se las produjo sin trabajos forzad...

El Senado estadounidense aprobó el jueves una ley que prohíbe todas las importaciones provenientes de la región china de Xinjiang a menos que puedan demostrar que se las produjo sin trabajos forzados.

La medida aprobada por unanimidad es la más reciente que busca sancionar a China por las detenciones masivas y otros abusos contra los derechos de la minoría musulmana uigur.

La ley pasa ahora al despacho del presidente Joe Biden, quien se prevé la firmará.

Estados Unidos sostiene que China comete un genocidio contra los uigures, con esterilizaciones forzadas y detenciones en grandes campos donde presuntamente se les obliga a trabajar en fábricas. China niega cometer abuso alguno.

Horas antes, el gobierno anunció nuevas sanciones a varias empresas chinas biotecnológicas y de vigilancia con sede en la provincia de Xinjiang.

El blanco de las sanciones del Departamento de Comercio es la Academia de Ciencias Médicas Militares con sus 11 institutos de investigación que se enfocan en la biotecnología en apoyo a las fuerzas armadas.

Las empresas estadounidenses solo podrán vender insumos a esas entidades con una autorización.

Las disciplinas científicas de la biotecnología y la innovación médica pueden salvar vidas. Desgraciadamente, la RPC (República Popular China) opta por usar esas tecnologías para controlar a su pueblo y reprimir a los miembros de minorías étnicas y religiosas, escribió la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en un comunicado. No podemos permitir que se desvíen materias primas, tecnologías y software estadounidenses que sustentan la ciencia médica y la innovación biotecnológica a usos contrarios al interés nacional estadounidense.

El Departamento del Tesoro también se dispone a aplicar sanciones a varias entidades chinas, de acuerdo con un alto funcionario del gobierno que habló bajo la condición de anonimato por tratarse de medidas aún no anunciadas.

Según el funcionario, los servicios de inteligencia estadounidenses han determinado que Beijing mantiene un sistema de vigilancia de alta tecnología en Xinjiang que utiliza el reconocimiento facial biométrico y ha recogido muestras de ADN de todos los habitantes entre 12 y 65 años de edad en Xinjiang como parte de una campaña sistemática para reprimir a los uigures.

El departamento dijo que una investigación realizada por varios organismos federales determinó que la academia china y sus institutos de investigación utilizan procesos biotecnológicos para apoyar los fines militares chinos incluyendo supuestas armas de control mental.