Hong Kong: Conmociona a niños video sobre masacre en Nankín

Las autoridades de Hong Kong se distanciaron el martes de la proyección de un video de la masacre de Nankín de 1937 en una escuela primaria que dejó a algunos niños llorando, afirmando que los cen...

Las autoridades de Hong Kong se distanciaron el martes de la proyección de un video de la masacre de Nankín de 1937 en una escuela primaria que dejó a algunos niños llorando, afirmando que los centros educativos no están obligadas a proyectar imágenes tan explícitas.

El video, que provenía de un documental sobre la masacre, mostraba a soldados japoneses matando a civiles en Nankín, la antigua capital china. China recordó el lunes el 80 aniversario de la matanza de cientos de civiles y soldados.

Si bien aprender historia es de suma importancia, cómo aprender es algo que delegaremos al sector educativo, porque tenemos maestros muy bien capacitados, tenemos escuelas bien administradas, declaró la lideresa de Hong Kong, Carrie Lam, durante una conferencia de prensa el martes.

La proyección de las imágenes brutales y violentas hizo llorar a algunos estudiantes y provocó quejas de los padres, según informes de los medios locales.

El colegio involucrado, la escuela primaria de Yuen Yuen de la Asociación Taoísta Po Leung Kuk de Hong Kong, dijo que tomaría en cuenta cuidadosamente los sentimientos de los niños y que ajustaría los materiales didácticos en consecuencia.

La escuela no respondió de momento a un correo electrónico de The Associated Press en busca de comentarios.

Lam confirmó el martes que el video proyectado en la escuela fue incluido en una lista de verificación de materiales didácticos y que el departamento de educación tenía el deber de informar a las escuelas sobre los materiales que están disponibles en el dominio público, pero que no existía un mandato de tales imágenes tenían que mostrarse mientras se enseñaba a los estudiantes sobre la masacre de Nankín.

La masacre ocurrió de diciembre de 1937 a enero de 1938, y los soldados japoneses participaron en las matanzas y violaciones en masa en Nankín.