Dinamarca condena a ministra por separar a parejas migrantes

Una corte para juicios políticos rara vez utilizada en Dinamarca condenó a una exministra de inmigración el lunes por una orden de 2016 para separar a parejas solicitantes de asilo si alguno era me...

Una corte para juicios políticos rara vez utilizada en Dinamarca condenó a una exministra de inmigración el lunes por una orden de 2016 para separar a parejas solicitantes de asilo si alguno era menor de edad.

El Parlamento votó a favor de juzgar a Inger Stoejberg después de que una comisión legislativa concluyó que separar a las parejas en los centros de asilo era claramente ilegal. Además, personal del mismo ministerio le había advertido a la funcionaria que la práctica era ilegal.

El Tribunal de Juicio Político se reunió por primera vez en 26 años para considerar los cargos contra Stoejberg, quien mantuvo su inocencia durante todo el proceso que comenzó el 2 de septiembre.

El tribunal la declaró culpable de negligencia intencionada o grave por descuidar los deberes de su cargo y proporcionar al Parlamento información incorrecta o engañosa. La condenó a 60 días de detención. No estaba claro si será encarcelada o se le colocará un brazalete de monitoreo electrónico para cumplir su condena en casa.

No se puede apelar el veredicto.

Stoejberg, quien recibió flores de simpatizantes después de que el tribunal dictó su decisión, dijo que estaba muy, muy sorprendida por el veredicto, pero que cumpliría su condena.

Ahora dependerá de sus colegas legisladores decidir si puede continuar sirviendo como miembro del Folketing (parlamento) de 179 escaños.

Ella fue ministra de Inmigración, Integración y Vivienda de 2015 a 2019 durante el anterior gobierno de centro-derecha.

Stoejberg encabezó el endurecimiento de las normas de asilo e inmigración. Una ley de 2016 requería que los solicitantes de asilo recién llegados entregaran objetos de valor como joyas y oro para ayudar a pagar su estadía en el país.

Ella ha dicho que inició la política de separar a los menores de sus parejas ante la preocupación de que fueran matrimonios forzados. Veintitrés parejas fueron separadas antes de que se suspendiera la política meses después.

La mayoría de las mujeres entre las parejas separadas tenían entre 15 y 17 años, mientras que los hombres tenían entre 15 y 32 años. La mayoría eran de Siria. Las autoridades dijeron que algunos llegaron a Dinamarca con niños o mientras la mujer estaba embarazada.