Kentucky: Docenas de muertos por tornado

Empleados del turno nocturno en Mayfield Consumer Products producían velas en el ajetreo de las fiestas navideñas cuando se anunció que un tornado se acercaba a la fábrica y se emitió una orden: ...

Empleados del turno nocturno en Mayfield Consumer Products producían velas en el ajetreo de las fiestas navideñas cuando se anunció que un tornado se acercaba a la fábrica y se emitió una orden: "Agáchense y cúbranse.

Autumn Kirks jaló hacia abajo sus gafas de seguridad y se resguardó, haciendo a un lado baldes de cera y aromatizante para abrirse espacio. Le quitó un instante la mirada a su novio Lannis Ward, y cuando volteó a verlo, ya no estaba.

En un principio, el gobernador de Kentucky, Andy Beshear, dijo el sábado que sólo 40 de las 110 personas que se encontraban en la planta al llegar el tornado habían sido rescatadas, y que sería un milagro si se encuentra a alguien más con vida en ella. Pero el domingo, la compañía de velas dijo que, si bien se había confirmado el fallecimiento de ocho personas y ocho más seguían desaparecidas, también se había localizado a más de 90.

Se cree que docenas de individuos en varios condados de Kentucky han muerto a consecuencia de las tormentas, pero después de decir el domingo en la mañana que podría haber más de 100 decesos en el estado, Beshear aclaró por la tarde que la cifra podría ser de unos 50.

Estamos orando para que tal vez los cálculos originales sobre aquellos que hemos perdido estuvieran equivocados. De ser así, será bastante maravilloso, declaró el gobernador.

Kentucky fue, por mucho, el estado más afectado por una inusual serie de tornados a mediados de diciembre por la región centro-norte y el sur de Estados Unidos, los cuales arrasaron comunidades enteras y dejaron al menos 14 muertos en otras cuatro entidades.

En la fábrica de velas, los rescatistas tuvieron que arrastrarse a gatas por encima de los cadáveres para llegar a las personas que seguían vivas en una zona de desastre con olor a velas aromatizantes.

Pero para cuando los feligreses se reunieron el domingo para orar por las pérdidas, ya habían pasado más de 24 horas desde que se había encontrado a la última persona con vida entre los restos. En lugar de hallar más sobrevivientes, las cuadrillas de rescate encontraron fragmentos de la vida de las personas: una mochila, un par de zapatos y un teléfono celular con 27 mensajes sin responder, entre otros artículos.

Sobre lo que solía ser el techo de la fábrica había automóviles y capas de acero con 4,5 metros (15 pies) de profundidad, dijo Beshear.

Vamos a dolernos juntos, vamos a excavar y a limpiar juntos, y reconstruiremos y seguiremos adelante juntos. Vamos a superar esto, declaró Beshear. Vamos a superar esto juntos, porque es lo que hacemos.

En total, cuatro tornados azotaron la región, incluyendo uno que recorrió un sendero extraordinariamente largo de unos 322 kilómetros (200 millas), informaron las autoridades. El surgimiento de los tornados fue aún más notable porque ocurrió en una época del año en que el clima frío por lo general limita su presencia.

El forense del condado Warren, Kevin Kirby, dijo que el número de decesos a causa de la tormenta en la ciudad de Bowling Green y sus inmediaciones aumentó el domingo a 12.

Tengo poblados que desaparecieron, que simplemente ya no están. La mitad del pueblo natal de mi papá ya no está de pie, dijo Beshear, refiriéndose a Dawson Springs.

Dijo que ir de puerta en puerta en busca de víctimas está descartado en las zonas más afectadas: No hay puertas.

Vamos a tener más de 1.000 casas que desaparecieron, simplemente ya no están, dijo el gobernador.

Con temperaturas máximas de entre 4 y 10 Celsius (40 a 50 Fahrenheit), decenas de miles de personas no tenían electricidad. Unos 300 elementos de la Guardia Nacional fueron de casa en casa para revisar cómo estaba la gente y para ayudarla a retirar escombros. Perros especializados buscaban víctimas.

Kirks dijo que ella y su novio estaban a unos 3 metros (10 pies) de distancia en un corredor cuando alguien dijo que había que guarecerse. Repentinamente, ella vio el cielo y relámpagos donde había estado una pared, y Ward había desaparecido.

Recuerdo haberle quitado los ojos un segundo, y luego él ya no estaba, señaló.

Posteriormente recibió la terrible noticia: Ward murió en la tormenta.

___

Los periodistas de The Associated Press Kristin Hall y Claire Galofaro en Mayfield; Jay Reeves en Birmingham, Alabama; Seth Borenstein en Washington; y Travis Loller en Nashville, Tennessee, contribuyeron a este despacho.