Rusia, China e Irán en la agenda de reunión del G-7

Los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los Siete se reúnen el fin de semana en Liverpool, donde los anfitriones británicos promoverán la unidad para aliviar las tensiones con Rusia, Ch...

Los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo de los Siete se reúnen el fin de semana en Liverpool, donde los anfitriones británicos promoverán la unidad para aliviar las tensiones con Rusia, China e Irán.

La secretaria de relaciones exteriores del Reino Unido, Liz Truss, iba a recibir al secretario de Estado norteamericano Antony Blinken y otros colegas del G-7 el viernes por la noche de cara a dos días de conversaciones.

Las preocupaciones por el despliegue de soldados rusos cerca de Ucrania, la presencia creciente de China en el Indo-Pacífico y los problemas en las gestiones para vacunar al mundo contra el coronavirus están en la agenda para la reunión final del año bajo la presidencia de Gran Bretaña.

Mientras se reúnen los ministros del Exterior de Gran Bretaña, Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia, Canadá y Japón, en Viena los negociadores tratan de revivir el acuerdo nuclear con Irán.

Esta semana, Truss advirtió que las conversaciones en Viena eran la última oportunidad para que Irán acepte el acuerdo, que fue creado para frenar el programa nuclear iraní a cambio del levantamiento de sanciones contra Teherán. El acuerdo se desplomó en el 2018 cuando el entonces presidente estadounidense Donald Trump retiró al país e Irán aceleró su enriquecimiento de uranio.

En un discurso en el centro de estudios Chatam House, Truss llamó a Irán a reintegrare al acuerdo, porque estamos resueltos a trabajar con nuestros aliados para impedir que Irán consiga armas nucleares.

Truss además le advirtió a Rusia que una incursión militar en Ucrania sería un error estratégico con elevados costos económicos y diplomáticos para Moscú.

Rusia fue expulsada del grupo de naciones industrializadas, entonces G-8, tras su anexión en el 2014 de la regón ucraniana de Crimea y su ayuda a los separatistas en el este de Ucrania.