Brasil exigirá cuarentena a viajeros no vacunados

Brasil exigirá a los viajeros internacionales que no se han vacunado contra el coronavirus que cumplan una cuarentena de cinco días en su ciudad de destino después de su llegada vía aérea.

Brasil exigirá a los viajeros internacionales que no se han vacunado contra el coronavirus que cumplan una cuarentena de cinco días en su ciudad de destino después de su llegada vía aérea.

La decisión emitida por los Ministerios de Salud, Justicia e Infraestructura y el jefe de gabinete del gobierno fue publicada en la gaceta oficial del país el jueves.

El gobierno del presidente Jair Bolsonaro, quien no se ha vacunado contra el coronavirus, empezará a implementar la medida el sábado. Se desconoce qué tan efectivamente puede Brasil rastrear a quienes estén obligados a cumplir con la cuarentena o si lo hará.

El director de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, Antonio Barra Torres, dijo a The Associated Press que la política pretende desalentar el turismo antivacunas en Brasil.

El requisito de cuarentena es una medida disuasiva y educacional, sostuvo Torres vía telefónica.

Los viajeros que llegan a Brasil aún deben presentar un resultado negativo de una prueba PCR antes de abordar en su país de origen y entregar una declaración al regulador sanitario del país.

Los viajeros no vacunados tendrán que someterse a una nueva prueba diagnóstica a COVID-19 después de la cuarentena de cinco días y deberán reportarse en un centro de la agencia sanitaria que tendrá sus direcciones.

El gobierno en Brasil anunció el requisito de cuarentena en momentos en que aumentan las preocupaciones a nivel mundial sobre ómicron, una nueva variante del coronavirus de veloz propagación, aunque aún no está claro si es más peligrosa que otras mutaciones del virus.

Más de 626.000 personas han fallecido de COVID-19 en Brasil, el país con la segunda cifra más alta de muertes a causa de la enfermedad en todo el mundo. La pandemia ha disminuido en los últimos meses y el país registra un promedio de casi 200 muertos diarios, en un promedio de siete días.

Muchas de las principales ciudades, como Río de Janeiro, han cancelado o reducido sus festividades para recibir el año nuevo frente a los temores de una nueva diseminación del virus.

El espectáculo de fuegos artificiales que la ciudad de Río organiza en la playa de Copacabana es un importante atractivo turístico, y el alcalde Eduardo Paes dijo el jueves que se efectuará conforme a lo previsto. Los juegos pirotécnicos serán colocados en 10 embarcaciones y el espectáculo durará 16 minutos.

Por supuesto que habrá una reunión (por los fuegos artificiales), señaló Paes en conferencia de prensa. Las reuniones no están prohibidas en Río de Janeiro.