ONU e indígenas piden a Bolivia frenar tráfico de mercurio

El Relator Especial de las Naciones Unidas Sobre Sustancias Tóxicas y Derechos Humanos e indígenas bolivianos le reclamaron el jueves al Estado que tome acciones ante el aumento del comercio de merc...

El Relator Especial de las Naciones Unidas Sobre Sustancias Tóxicas y Derechos Humanos e indígenas bolivianos le reclamaron el jueves al Estado que tome acciones ante el aumento del comercio de mercurio y llamaron al gobierno a cumplir los convenios internacionales sobre sustancias tóxicas.

Un grupo de indígenas de tierras bajas llegaron hasta el Palacio de Gobierno de La Paz para entregarle una carta al presidente Luis Arce en la que expresaron su preocupación por la contaminación de ríos con mercurio, explicó Alex Villca de la Coordinadora Nacional de Defensa de Territorios Indígenas Originarios Campesinos y íreas Protegidas.

La carta se basa en una misiva en la que el relator de la ONU, Marcos Orellana, y José Francisco Cali Tzay, de Derechos de los Pueblos Indígenas, expresaron que Bolivia se ha convertido en el segundo importador de mercurio del mundo pese a que la actividad minera aurífera artesanal -para la cual se utiliza el metal- es más que insignificante.

Bolivia se ha convertido en el centro ilegal del mercurio... expresamos nuestra preocupación ante la falta de acciones efectivas sobre el mercurio para hacerle frente a estos impactos, expresó Orellana la víspera en un foro sobre el tema.

Entre sus efectos Orellana mencionó las consecuencias graves en el medioambiente, la salud de las personas y pueblos vulnerables y el efecto desproporcionado de la contaminación sobre el territorio indígena.

Orellana pidió al gobierno un plan de mitigación para los pueblos que viven en los ríos al norte de Bolivia -que consumen pescado contaminado.-, además del control del uso, comercio y tráfico de mercurio.

Bolivia es parte del Convenio de Minamata que busca proteger la salud humana y el medio ambiente ante las emisiones de mercurio, pero según Orellana el país no cumple ese convenio. A su vez, es una de las pocas naciones que mantiene la importación de mercurio cuando países vecinos -como Perú- han prohibido su uso.

El Estado boliviano no ha hecho estudios recientes sobre la situación de los pueblos indígenas cercanos a la minas ilegales donde se utiliza mercurio, mencionó Villca. Sin embargo, hay estudios privados que señalan que están siendo afectados pueblos indígenas como los Esse Ejja, al norte de del país.