Inflación de México se acelera en noviembre

La inflación en México registró en noviembre una nueva aceleración, presionada por los incrementos de la electricidad y algunos alimentos, lo que llevó la tasa anualizada a 7,37%, el mayor regist...

La inflación en México registró en noviembre una nueva aceleración, presionada por los incrementos de la electricidad y algunos alimentos, lo que llevó la tasa anualizada a 7,37%, el mayor registro en dos décadas.

El índice Nacional de Precios al Consumidor tuvo en noviembre un incremento 1,14% respeto del mes anterior, anunció el jueves en un comunicado el estatal Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La nueva aceleración de precios hizo que la variación anualizada alcanzara 7,37%, la tasa más alta desde enero de 2001, cuando se reportó un incremento anual de 8,11%.

El comportamiento de la inflación en noviembre se vio afectado por las alzas en los servicios de electricidad (24,16%), transporte aéreo (9,67%) y algunos alimentos como el jitomate (25,38%), el tomate verde (71,85%) y el pollo (2,77%).

Entre los productos que reportaron descensos en los precios están el gas doméstico, la gasolina de bajo octanaje, el aguacate y la naranja.

Los analistas prevén que el comportamiento de la inflación de noviembre podría llevar al Banco de México a subir nuevamente la tasa interés referencial, que está en 5%, durante su última reunión del año prevista para la próxima semana.

A inicios de semana el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que el comportamiento adverso de los precios se debía a la pandemia y las fallas que persisten en la oferta de algunas materias primas.

Cuando inicia de nuevo la recuperación económica no hay materias primas y empiezan a subir los precios en alimentos, el gas, el acero, el precio del transporte marítimo, entonces todo eso produjo inflación, dijo López Obrador y agregó que confiaba en que la situación sea transitoria.

Desde mediados de año el gobernante mexicano ha emprendido acciones para tratar de contener el avance de los precios -en particular del gas doméstico- a través de la creación de la empresa estatal Gas Bienestar, dependiente de Petróleos Mexicanos (Pemex), para distribuir gas a precio justo en las zonas populares y fijar un precio máximo del producto.

Las proyecciones de los analistas apuntan a que la inflación en México cerrará este año en niveles cercanos a 7%.