AP: "Lost Daughter", "Licorice Pizza" mejores películas 2021

Nuestras selecciones de las mejores películas de 2021.

Nuestras selecciones de las mejores películas de 2021.

LINDSEY BAHR:

1. The Lost Daughter (La niña perdida): Hay un elemento de peligro, real y teórico, que impregna cada momento en la eléctrica adaptación de Maggie Gyllenhaal de la novela de Elena Ferrante. A pesar del idílico entorno costero griego y la embriagadora premisa de unas vacaciones en soledad, la inquietud se cierne de manera opresiva mientras seguimos a la brillante, apasionada, egoísta, cruel e inescrutable Leda Caruso (Olivia Colman) a través de algunas decisiones poco ortodoxas, pasadas y presentes. No sólo es uno de los personajes más ricos que jamás haya aparecido en la pantalla, es el tipo de película que se enterrará en tu subconsciente.

2. Licorice Pizza: Es una cinta rara que te hace sentir nostalgia por un tiempo y un lugar que nunca conociste. Eso es exactamente lo que la alegre y soleada Licorice Pizza de Paul Thomas Anderson hace por el Valle de San Fernando de la juventud de Gary Valentine (Cooper Hoffman) y Alana Kane (Alana Haim). Inundada en la calma y el optimismo del sur de California, es una oda divertida a las grandes personalidades, historias embellecidas, infinitas posibilidades y la entrañable adyacencia de Hollywood de un lugar que apenas sigue existiendo.

3. Dune (Duna): Dune de Denis Villeneuve, una visión más grande que el IMAX tan inteligente como espectacular, es de lejos el mejor taquillazo de los últimos años. Había tanto bagaje, fracasos y oportunidades perdidas en torno a Dune que es un milagro que hayan podido hacer algo tan claro, emocionante y visualmente único. Y lo mejor es que aún no termina.

4. The Souvenir Part II: Las películas independientes no suelen tener secuelas por muchas razones, incluyendo por supuesto dinero, así que es un milagro que The Souvenir Part II exista. Pero quizás más extraordinario es lo maravillosa que es esta película en la que la directora Joanna Hogg y la actriz Honor Swinton Byrne explican el trágico primer amor de Julie y su evolución como artista.

5. Drive My Car: Hay una tranquilidad en el drama japonés Drive My Car, que el cineasta Ryusuke Hamaguchi adaptó de un cuento de Haruki Murakami sobre un actor viudo que desarrolla una conexión con su chofer mientras prepara una producción multilingí¼e del tío Vanya. No se asusten por sus tres horas de duración, que últimamente parece ser algo exclusivo de las épicas infladas: aquí, es sublime.

6. Barb and Star go to Vista Del Mar (Barb y Star van a Vista Del Mar): Escribir sobre las alegrías absurdas de Barb and Star Go to Vista Del Mar es casi un perjuicio a algo que sólo debe experimentarse, preferiblemente en faldas de colores pasteles, rulos en el cabello y una bebida tropical en la mano. Fue un gran giro que pudo haber sido un desastre. En cambio, obtuvimos un nuevo clásico de la comedia. Esperemos que Annie Mumolo y Kristen Wiig no tarden otros 10 años en soñar con su próxima aventura.

7. Luca: Esta es la única película de la lista que he visto más de diez veces. No exactamente por elección, pues tengo un pequeño de dos años, pero tampoco es una tarea. De hecho, es un placer ser transportada a la ciudad de Portorosso, inspirada en Cinque Terra, para ver a unos monstruos marinos adolescentes soñar con Vespas y un futuro mejor. También tiene una banda sonora tremenda con animados bops italianos de mediados del siglo pasado.

8. The Power of the Dog (El poder del perro): La asombrosa y firme película de Jane Campion, una historia sobre la soledad en la estéril frontera de Montana en 1925, es tan rica y profunda como una novela que se desarrolla como un misterio, un western y una meditación sobre la masculinidad, la feminidad, la clase, el amor y odio. El ranchero Phil Burbank (Benedict Cumberbatch), brillante, sucio y casualmente cruel, es un villano que quedará para la posteridad.

9. The Hand of God (Fue la mano de Dios): La cinta autobiográfica de Paolo Sorrentino, cuyo título original en italiano es íˆ stata la mano di Dio, podrá lidiar con la tragedia y el destino y la mayoría de edad, pero no es un asunto sensiblero o demasiado sentimental. Esta es una carta de amor exultante y reluciente a la familia que utiliza todos los colores disponibles.

10. El Planeta: La directora Amalia Ulman actúa junto a su verdadera madre en El Planeta, una sátira ferozmente puntual sobre dos mujeres con fondos muy limitados que intentan vivir una farsa glamorosa en la España poscrisis estafando y robando establecimientos de lujo y vistiendo lo mejor que pueden mientras lo hacen.

Otros títulos notables: The Rescue, Bergman Island ("La isla de Bergman"), Flee, The World to Come ("Deseo prohibido"), The Green Knight ("El caballero verde"), Summer of Soul.

JAKE COYLE:

1. The Worst Person in the World ("La peor persona del mundo"): El estudio de personajes ricamente compasivo de Joachim Trier no fue mi primera película en los cines este año, pero fue la primera que me devolvió toda la alegría, el deleite y la sorpresa de ir al cine. La cinta, que se estrenó en el Festival de Cine de Cannes y llega a las salas comerciales en febrero, es protagonizada por Renate Reinsve como una treintañera insegura de Oslo buscando su camino. Aún no he descifrado si fue la humanidad cálida y exuberante de la película o la experiencia de verla en pantalla grande con otras personas lo que me conmovió hasta las lágrimas. Pero, ¿cuál es la diferencia?

2. The Beatles: Get Back: Ha sido un año extraordinario en cuanto a documentales de música gracias a revelaciones como Summer of Soul de Questlove y The Velvet Underground de Todd Haynes. Pero la reunión de ocho horas con los Beatles de Peter Jackson es un artefacto cultural abrumador no solo por cómo reformula lo que sabemos sobre Paul, John, George y Ringo, sino por cómo captura la creación artística y la colaboración en tiempo real. Por mucho que Get Back se trate de la disolución de la banda, es lo mucho que pueden estar en sincronía lo que resulta dulce y asombroso.

3. Licorice Pizza: La absurda historia sobre autodescubrimiento en el Valle de San Fernando en la década de 1970 me parece una de las obras más libres y relajadas de Paul Thomas Anderson, un virtuoso cineasta aquí en su forma más tierna y orgánica. Licorice Pizza, repleta de crónicas cómicas de la adolescencia y la juventud, es la película más vívida del año.

4. The Souvenir Part II: Incluso mejor que la primera, la secuela de Joanna Hogg de su drama profundamente autobiográfico es simplemente uno de los retratos más sublimes de una joven artista cineasta. Si Anderson resucita la California de los 70 en Licorice Pizza, la cinta de Hogg es tan detallada como su Londres de los 80. El cine es rara vez tan personal y, sin embargo, tan generosamente expansiva como esta.

5. The Truffle Hunters ("Cazadores de trufas"): El documental exquisitamente encantador de Michael Dweck y Gregory Kershaw sigue a viejos italianos buscando trufas con sus fieles compañeros caninos. Sin embargo, su tradición está en peligro debido a la codicia de aquellos que frustrarían o incluso matarían a los perros para poder competir por el preciado manjar. Con imágenes exuberantes y puntillistas (¡y cámaras de perros!), los realizadores desentierran un mundo encantador que se está desvaneciendo.

6. Drive My Car: Los perros también son una pista de la felicidad en emotiva épica de Ryusuke Hamaguchi, una obra asombrosa de intimidad profunda y silenciosa. Hay mucho bajo el capó de Drive My Car: arte, dolor, amistad, Chéjov. Muchas películas se describen como un viaje, pero la melancólica obra maestra de Hamaguchi, donde los créditos iniciales llegan a los 40 minutos, se gana la etiqueta de una manera única y sinuosa.

7. The Mitchells vs the Machines ("La familia Mitchell vs. las máquinas"): Una clásica película familiar de viaje por carretera, con apocalipsis de robots incluido, junto con un pug que se confunde fácilmente con una barra de pan. Una excéntrica delicia.

8. Petite Maman: Portrait of a Lady on Fire (Retrato de una mujer en llamas) de Céline Sciamma fue mi película favorita de 2019, pero aún no estaba preparado para la gentil joya que es su continuación, Petite Maman. En solo 72 minutos, Sciamma compone un cuento de hadas sobrio pero enormemente rico sobre una niña de 8 años que, en un momento de dolor, conoce a otra niña misteriosamente similar a ella en el bosque. Aquí hay una magia que a Maurice Sendak le hubiera encantado.

9. The Humans: Una familia se reúne en un apartamento en ruinas de Chinatown para el Día de Acción de Gracias mientras cae la noche en la escalofriante adaptación de Stephen Karam de su propia obra teatral ganadora del premio Tony. Al igual que el apartamento, todos tienen sus propios defectos y fallas, y la conversación palpita con reverberaciones existencialistas. En un reparto impecable, Richard Jenkins y Jayne Houdyshell particularmente se destacan.

10. The Hand of God: Para Paolo Sorrentino, la autobiografía no parece un modo natural, pero eso es parte de lo que hace que su película más personal esté tan llena de maravillas. La cinta de Sorrentino, sobre una infancia en Nápoles que se extiende de lo divino a lo profano, de la dicha a la tragedia, maravilla cuando el realizador no se mira a sí mismo de joven sino afuera, a su ciudad costera y la familia que lo rodea.

También notables: Red Rocket, The Power of the Dog, The Lost Daughter, A Hero ("Un héroe"), CODA, Titane, Flee, Dune, Annette, Riders of Justice.

___

Lindsey Bahr y Jake Coyle están en Twitter como http://twitter.com/ldbahr y http://twitter.com/jakecoyleAP.