Cuba comienza refuerzo contra COVID con vacunas propias

Cuba comenzó la aplicación de vacunas de refuerzo contra el coronavirus en su población con dos de sus propios antígenos, Soberana Plus y Abdala, informaron este lunes científicos y autoridades s...

Cuba comenzó la aplicación de vacunas de refuerzo contra el coronavirus en su población con dos de sus propios antígenos, Soberana Plus y Abdala, informaron este lunes científicos y autoridades sanitarias.

La nación caribeña es la única en el continente que desarrolló sus propios inyectables, con los que ya protegió con un esquema completo -tres dosis- al 83% de su población, incluyendo los niños de más de dos años.

Abdala y Soberana Plus son vacunas por subunidades y se basan en la proteína RBD producida en levaduras y células de mamíferos respectivamente, escribió en su cuenta en Twitter Gerardo Guillén, el director de Investigaciones Biomédicas del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB). Ambas son intercambiables para uso como dosis de refuerzo, independiente del esquema primario.

Las autoridades sanitarias de la isla apostaron junto con el polo biotecnológico por no sumarse a mecanismos internacionales como COVAC para obtener vacunas y enfrentar al COVID-19 y en cambio pusieron el acelerador hasta lograr sus productos producidos por el CIGB y el Instituto Finlay -responsable además del tercer antígeno Soberana 02-.

A partir de mediados de mayo y en medio de un duro rebrote -el cual puso al sistema de salud al borde y obligó a un cierre de casi todas las actividades económicas y sociales- debido a la presencia Delta que comenzó a comienzos de año cuando se produjo una temporal apertura de fronteras, Cuba inició una campaña masiva de vacunación. En algunas provincias o sectores se usaron las Soberanas y en otras Abdala.

Paulatinamente los números comenzaron a bajar desde 9.000 nuevos casos en un día por ejemplo en el mes de agosto, hasta 104 reportes de contagios este lunes -y un solo fallecido-. Desde marzo de 2020 a la fecha sumaron 963.194 test positivos, de los cuales fallecieron por COVID-19 unas 8.310 personas.

Las vacunas cubanas todavía no reciben el aval de la Organización Mundial de la Salud pero sí de entidades reguladoras de medicamentos de algunos países donde ya comenzaron a exportarse como Venezuela, Nicaragua, Vietnam e Irán, donde se comercializaron.

Las autoridades indicaron que este lunes se inició la inmunización de refuerzo para cuatro municipios de La Habana, la capital del país con Abdala, aunque aún no se reportan casos con la variante ómicron.